Menú Portada

Sálvame especula con un Informe médico privado de María José Campanario, Jiménez Losantos sigue traicionando a sus oyentes con sus vacaciones interminables (Carlos Herrera compareció ante los suyos), y La Vanguardia despide a Gregorio Morán

Agosto 29, 2017
campanario

Mad in Spain puede tener los días contados. El debate dominical que comanda Jordi González marcó esta semana un lamentable 7,5% de share, mínimo histórico del programa. La Fábrica de la tele no ha acertado ni con los temas a tratar ni con los tertulianos, por lo cual podría desaparecer en las próximas semanas ante la vuelta de Gran Hermano. Los que no se van son los de Sálvame, programa que ayer tuvo la osadía de especular por boca de Carlota Corredera con la salud de María José Campanario. Según la presentadora, alguien estaría negociando con un Informe médico de la supuesta grave dolencia que padece la mujer de Jesulín de Ubrique. Este infame delito consagraría la mala reputación de Sálvame, programa que sí ha recibido un ofrecimiento de tan siniestra mercancía tiene la obligación moral y legal de denunciarlo en los Tribunales. Pero en el programa se piensan que vale todo y así les va.

Las largas vacaciones de Federico

Ayer comenzó el curso mediático. O eso parecía, porque Antonio García Ferreras, Javier Ruiz y Federico Jiménez Losantos siguen en la tumbona. Llama la atención el caso del locutor radiofónico, que sigue menospreciando a sus oyentes con sus eternas vacaciones. Losantos, de hecho, ejerce más como presidente de Libertad Digital que como presentador del informativo matinal de Es Radio. Y como ejecutivo tampoco logra demasiadas buenas notas, ya que su Grupo perdió casi un millón de euros en el ejercicio pasado.

El que no está de vacaciones es Carlos Alsina, que ayer cargó contra los manifestantes que abuchearon a Felipe VI: “Para algunos manifestantes muy visibles y muy ruidosos ésta fue, en realidad, una manifestación contra el Gobierno y contra el Rey. En cuya lista de pecados capitales incluyen ahora el tráfico de armas y la complicidad con el yihadismo. Con la coartada de denunciar la venta de armas a Arabia Saudí lo que en verdad querían hacer fue poner como un trapo a Felipe de Borbón convertido por obra y gracia de los pancartistas en traficante de armas”.

La Vanguardia despide a Gregorio Morán

Gregorio Morán fue despedido ayer de La Vanguardia tras 29 años de colaboración. El periodista asturiano ha sufrido multitud de casos de censura en su extensa carrera, pero ninguna fue tan famosa como la que sufrió hace un mes por parte del periódico del Conde de Godó. En aquella columna censurada, Morán señalaba que “nunca se hizo tan evidente, desde los tiempos del franquismo, el dilema de estar con el poder o contra el poder. Y aquí entramos los plumillas. Los fondos destinados a diarios como Ara, Punt Diari, TV3, que superan Canal Sur de Andalucía o el Canal de Madrid, que ya es decir, cantidades de todos modos exorbitantes que pagamos todos los ciudadanos, desde Cádiz a Girona, y donde sobreviven siete directivos de TV3 con salarios superiores a los 100.000 euros, podrán parecer una nadería frente a las estafas reiteradas del PP, pero describen un paisaje. Cobrando eso, ¡cómo no voy a ser independentista!”.

Morán, que hace unas semanas también se quedó sin su otra colaboración por el cierre del digital BEZ, se explicó ayer: “Bueno, es un despido. La censura siempre es parecida, la diferencia es que ahora ya no recurren a la censura. Simplemente, te callan. Quién no ha pasado por la retirada de un artículo. Pero esto es otra cosa: es eliminar una voz crítica”.

Jorge Higueras