Menú Portada
Tampoco eliminar deducciones

Salgado dice que no planea subir el impuesto sociedades

Julio 12, 2010
pq_922_salgado-2.jpg

La ministra de Economía, Elena Salgado, descartó este lunes que planee aumentar el impuesto de sociedades o retirar alguna de las deducciones aplicables a las empresas, aunque reconoció que el Gobierno reflexiona sobre el hecho de que la tributación real que pagan las compañías esté “muy por debajo” del “tipo teórico”.

“No es nuestra intención ningún incremento de impuestos. Lo que se ha querido decir es que a veces se habla del tipo de nuestro impuesto de sociedades y una cosa es el tipo teórico y otra es el tipo real. Y el tipo real está muy por debajo del teórico por las deducciones a las que nuestras empresas tienen derecho. Esa es la reflexión, ninguna más”, dijo Salgado.

Distintos medios españoles publicaban el lunes que el Ejecutivo planea eliminar ciertas deducciones sobre el impuesto que grava los beneficios empresariales con el objetivo de incrementar la recaudación y evitar las fuertes oscilaciones entre los tipos a los que tributan las compañías, según se beneficien de las deducciones o no.

España es el cuarto país de la Unión Europea con un tipo general del impuesto de sociedades más elevado, del 30%, que se convierte en 25% para las pequeñas y medianas empresas, aunque la legislación contempla más deducciones que en otros estados miembros.

Sin embargo, preguntada sobre si el Gobierno planea reducir estas deducciones, Salgado insistió: “No, simplemente, se quiere tener conciencia de que la recaudación del impuesto de sociedades tardará tiempo en recuperarse y, por supuesto, perfeccionarlo siempre estará en nuestra mano, pero como digo, no hay nada previsto”.

Salgado hizo estas declaraciones en Bruselas, a donde se desplazó para asistir a la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro, donde, entre otras cosas, los Veintisiete inaugurarán un ejercicio destinado a examinar las diferencias de competitividad entre los distintos países de la región, consideradas como una de las causas de la crisis de las economías de la moneda única.