Menú Portada

¿Sabía que la aspirina procede del petróleo?

Octubre 1, 2015

Desde su comercialización en 1899 se han fabricado 350 billones de comprimidos y se consumen cada segundo 2.500 en todo el mundo

aspirinas

 El oro negro está detrás de infinidad de productos sin los cuales su vida sería muy diferente. El petróleo no sirve únicamente para alimentar sus vehículos, sino que sus derivados tienen infinitas aplicaciones prácticas. A partir del petróleo se obtiene el fenol, un líquido incoloro que se emplea para la fabricación de aspirinas hasta disolventes, implantes dentales, las lentes intraoculares, las bioplastias faciales, labiales y de glúteos. El caso es que se consumen en el mundo 2.500 de estas pastillas por segundo. Si se pusieran en una columna, esto equivaldría a una altura de 30 metros.

El 10 de agosto de 1897 el investigador alemán Felix Hoffman registró la síntesis del ácido acetilsalicílico, que fue encontrado cuando buscaba un remedio para aliviar la artritis reumatoide de su padre. El ácido fue derivado de una sustancia natural que se encontraba en la corteza del sauce blanco. En 1899 el medicamento fue patentado por la farmacéutica Bayer y salió a la venta con un nombre no químico, Aspirin. Desde su comercialización se han fabricado 350 billones de comprimidos.

Tratamiento de diversas enfermedades

Famosa por aliviar el dolor y la fiebre, la aspirina también es útil para el tratamiento de otras enfermedades como la artritis reumatoide, la fiebre reumática y la artrosis. Además, en 2009 científicos de la Universidad de Yale han encontrado un método sencillo para prevenir lesiones en el hígado: la ingesta diaria de una aspirina.

A su vez, en 2010 en Reino Unido concluyeron que la aspirina puede ayudar a combatir el cáncer, aunque aún faltan más estudios para poner esta afirmación en práctica. No obstante, a partir de un estudio que realizaron durante 8 años en 25.000 pacientes se concluyó que el consumo de 75 miligramos de una aspirina normal al día reduce el riesgo de cáncer gastrointestinal a la mitad, el cáncer de próstata en un 10% y en el de pulmón en un 30%. No obstante, los médicos recomiendan que no se tome la aspirina sin acudir antes a una consulta.