Menú Portada
La relación entre dos miembros de la Familia del Rey podría ser inminente

Ruptura en ciernes pone histérica a la Casa Real

Enero 12, 2009

No corren buenos tiempos para un matrimonio de la Familia Real. Muy pronto se anunciará sutilmente una separación que ya es una realidad.

pq_676_realfamilia.jpg

Ellos lo niegan. Insisten en que el amor todavía les une. Pero no. Me aseguran que no hay vuelta atrás. La decisión está tomada. La pasarela se resquebraja y pone en peligro la ya débil estabilidad de la Casa Real. Malos tiempos para la lírica. Me cuentan que no tendrá que pasar demasiado tiempo hasta que el protagonista con corona de este culebrón benaventino no esconda que lo suyo se ha terminado por arte de birlibirloque. Serán días de tristeza agónica que demostrarán que los rumores que un día les perseguían despiadadamente eran más realidad que ficción. Ni siquiera comparten casa. Hace unos meses que él pasa grandes temporadas en casa de su madre, mientras ella disfruta en solitario de su sutil soltería. Cena con amigas de relumbrón, se divierte con amigos y no aplica el recuerdo para llorar. Eso sí, la tensa situación que viven se prolonga debido a las estrictas normas que rigen dicho entorno, muy a pesar de los Reyes, que, a pesar de los pesares, siempre han sido ejemplo de elegancia y saber estar. Queda así demostrada que la mezcla de sangre azul con otra de grupo sanguíneo innoble suele acarrear acusadas divergencias por motivo de esa singular convivencia.
Por Saúl Ortiz saul@extraconfidencial.com