Menú Portada
Mientras en Brasil se anuncia el matrimonio de la princesa Paola Sapieha-Rozanski, hija de la princesa Cristina de Orleáns-Braganza, sobrina en segundo grado del rey don Juan Carlos

Rumores de noviazgo para el gran duque heredero Guillermo de Luxemburgo

Noviembre 28, 2011
pq_923_guillaume-luxembourg-610985.jpg

Mientras la familia gran ducal de Luxemburgo viste los lutos de rigor por el fallecimiento de uno de sus miembros más prestigiosos, la prensa especula con la identidad de la novia del príncipe heredero Guillermo, que tan solo unas semanas atrás festejaba su 30 aniversario y, en una entrevista exclusiva, hablaba de “una joven dama” en quien tiene puestos sus ojos.

El pasado martes fallecía a los 88 años la discreta princesa Elisabeth de Luxemburgo, tía del gran duque Enrique y viuda desde 1977 del duque Francisco Fernando de Hohenberg, nieto de aquel archiduque Francisco Fernando cuyo asesinato en 1914 dio lugar al estallido de la primera guerra mundial. La princesa, de quien se dice que era una acérrima incondicional de Fidel Castro, ha sido enterrada en la cripta familiar de los Hohenberg en el palacio austriaco de Artstetten, mientras por todas partes de habla de la condesa Stéphanie de Lannoy como posible novia de su sobrino nieto gran duque heredero Guillermo.

Se dice que ambos podrían haberse conocido en un baile auspiciado por los príncipes de Ligne en su bello castillo belga de Beloeil, siendo Stéphanie miembro de una de las más importantes familias de la vieja nobleza belga. Por su padre, el conde Philippe de Lannoy, es nieta de la princesa Béatrice de Ligne y por tanto pariente de la archiduquesa Yolanda de Austria, de la princesa Alix de Luxemburgo, y de varios príncipes del Brasil. Por su madre, Alix della Faille de Leverghem, procede de una importante familia de la nobleza belga y se sabe que ha estudiado filología alemana, que vive en Bruselas, y que es tres años menor que el príncipe.

Conexiones con Don Juan Carlos I

De confirmarse el noviazgo, éste sería un matrimonio excelente en términos dinásticos (por las múltiples redes de parentesco de Stépahnie con la realeza y la nobleza), para el príncipe Guillermo a quien tiempo atrás algunos vincularon sentimentalmente con la princesa Luisa de Stolberg-Stolberg. Pero por e momento la corte gran ducal luxemburguesa se enroca en el lógico mutismo afirmando: “No hacemos comentarios sobre rumores”.

Sincrónicamente en el lejano Brasil se anuncia el compromiso matrimonial de la joven princesa Paola Sapieha-Rozanski, hija de la princesa Cristina de Orleáns-Braganza, sobrina en segundo grado del rey don Juan Carlos, y pariente de la princesa heredera Matilde de Bélgica. Paola trabaja en Brasil como modelo y diseñadora de joyas y su novio -fotógrafo de moda-, es el príncipe Constantin Czetwertynski, cuyo padre fue durante años embajador de Bélgica en Brasil. La madre de la novia, doña Cristina, creció en Sevilla y tiene fuertes vinculaciones con España por ser hija de la princesa Esperanza de Borbón, hermana de la condesa de Barcelona, y se dice de ella que en su juventud su madre hubiera querido casarla con Carlos Fitz-James-Stuart, hijo primogénito de Cayetana de Alba.

Satisfacción para los monárquicos brasileños

La boda tendrá lugar en la Catedral de la ciudad de Petrópolis y la noticia ha gustado a los monárquicos brasileños, que en estos días se muestran particularmente eufóricos y felices ante la apertura del proceso de beatificación de la princesa imperial Isabel, hija del último emperador Pedro II, cuya figura es venerada y recordada con nostalgia en  todo el país. Allí se la conoce como “La Redentora” por haber sido ella quien firmó la famosa Ley Áurea que en 1888 acabó para siempre con la esclavitud en el imperio brasileño a pesar de que ello contribuyó a la caída final de la monarquía.

Para promover el proceso de beatificación va a constituirse una comisión dirigida por el monje benedictino Roberto Lopes, que dará inicio a la necesaria investigación en busca de tres los requisitos que el Vaticano exige en estos casos (pruebas de virtud en grado heroico, santidad popular, y un milagro), y ya se habla de personas que dijeron haber sido curadas por las oraciones de la muy religiosa hija del último emperador.

Ricardo Mateos