Menú Portada
La familia tiene hipotecados y embargados casi todos sus bienes conocidos en España, así como sus chalés de Somosaguas y El Buzo

Ruiz Mateos: la sociedad de caja única Bardajera sacaba dinero en efectivo a la sociedad Janer and Byli para pagar a directivos del Grupo y futbolistas del Rayo Vallecano

Octubre 19, 2011

Uno de los perjudicados en varios millones de euros del presunto fraude de los pagarés de Nueva Rumasa ha sido el aristócrata Agustín de Figueroa, el suegro de José María hijo

Para silenciarle, los Ruiz Mateos le han dado una cervecería muy conocida que poseían en la madrileña Plaza de Santa Ana y que era uno de sus negocios tapados

pq__ruizma2.jpg

En el día de ayer el patriarca José María Ruiz-Mateos y dos de sus hijos declararon ante el juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional, quien no escuchó finalmente los intentos familiares de retrasar sus declaraciones para ganar tiempo, en una jugada estratégica montada por el abogado coordinador de toda la defensa, el ex fiscal Ignacio Peláez. Días antes a su declaración en la Audiencia, José María Ruiz-Mateos comentaba a sus más allegados: “tengo una enfermedad, pero gilipollas no soy”. Hoy, prestarán declaración sus otros hijos. Pero al margen de la acción judicial, Extraconfidencial.com les sigue aportando datos inéditos y exclusivos de la supuesta nueva estafa de los Ruiz Mateos.

 

A día de hoy, la familia Ruiz Mateos tiene embargados e hipotecados casi todos sus bienes conocidos en España. Tanto es así que su conocido chalé de El Buzo, en el Puerto de Santa María (Cádiz), la única propiedad emblemática que les quedó de la expropiación de la vieja Rumasa también está hipotecado y en manos de Bankpyme para avalar una de las propiedades inmobiliarias de José María Ruiz-Mateos hijo. Un hecho que ha provocado un gran disgusto y un nuevo cisma familiar, ya que Teresa Rivero no se había enterado de la hipoteca de la casa donde ella reside grandes temporadas, sobre todo en verano.

 

Los bienes de Javier y Álvaro, embargados

 

También el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Granada acordó a finales de septiembre embargar cautelarmente varios bienes del patriarca de la familia y de dos de sus hijos, Javier y Álvaro, por importe de 618,26 millones de euros para cubrir el agujero patrimonial de la empresa Dhul, hoy en concurso de acreedores. Además, el titular de este juzgado, Blas González, también embargó los derechos de cobro que pudieran tener los tres por la venta de las empresas de Nueva Rumasa a la sociedad Back in Business, propiedad de Ángel de Cabo.

 

La Justicia investiga también a la sociedad Bardajera, empresa que ha gestionado durante años la tesorería de las principales firmas de Nueva Rumasa, y que manejaba un sistema de caja única que sacó millones de euros de Clesa, Dhul, Carcesa, Hibramer y Quesería Menorquina, entre otras. Desde esta empresa, hoy en concurso voluntario de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid, y gestionada por Zoilo Pazos Jiménez, sobrino de José María Ruiz-Mateos y presunto gran testaferro, se produjeron varias salidas de dinero en efectivo con cargo a otra sociedad tapadera de nombre Janer and Bayli S,L., con sede social en un piso de un céntrico barrio madrileño, desde la que se hacían los pagos extras a los directivos del grupo, a los presuntos testaferros y a los jugadores del equipo de fútbol del Rayo Vallecano. Fuentes de la investigación consultadas afirman que hay más de 40 millones de euros sin justificar.

 

“Solo hay bocadillos para seis”

 

Como viene publicando en primicia Extraconfidencial.com, el cisma familiar en el seno de los Ruiz.Mateos es casi total, ya que la casa-cuartel general de Somosaguas, en Madrid, también mantiene una hipoteca que ya sobrepasa los cinco millones de euros. Fuentes cercanas a la familia afirman que es posible que se queden sin ella y que el padre se vaya a vivir con su hija Begoña, que reside también en Somosaguas, y Teresa Rivero a Jerez con su hija Paloma.

 

Pero el problema reside ahora en que las hijas de Ruiz-Mateos se han quedado “colgadas”, ya que el empresario valenciano Cabo les reunió y les dijo a todos: “Aquí sólo hay bocadillos para seis, como os digo sólo seis bocados para repartir”. Un bocado que se han quedado los seis hijos varones sin repartir con sus hermanas, según fuentes cercanas a ellas. Así Paloma y Nuria viven en Sevilla, Socorro en Jerez, Rocío (la persona que ha estado llevando la imagen de su padre hasta hace poco tiempo), parece que marchará para Suiza junto a su marido, y Almudena y Patricia que trabajaban en Somosaguas buscan un nuevo camino en futuro muy incierto.

 

Otro de los grandes cismas familiares que ha ocasionado la quiebra de Nueva Rumasa ha sido el tapar la deuda contraída con el suegro de José María Ruiz- Mateos hijo, a quien esté llevó a invertir varios millones de euros en pagarés de Nueva Rumasa. José María, conocido por “Chapa”, está casado con Cristina Figueroa, hija de Agustín Figueroa y Magdalena del Alcázar. Es por tanto sobrina del cantante Raphael y de Natalia Figueroa Gamboa y, a su vez, prima de Marta Chavarri y nieta de los marqueses de Santo Floro y descendiente de la saga del conde de Romanones. Precisamente, su padre ha salido muy perjudicado y salpicado en varios millones de euros del presunto fraude de los pagarés de Nueva Rumasa. Para evitar otro escándalo familiar con los Figueroa, los Ruiz Mateos le han dado al aristócrata una cervecería muy conocida que poseían en la madrileña plaza de Santa Ana, y que era uno de sus varios negocios tapados.

En el día de ayer el patriarca José María Ruiz-Mateos y dos de sus hijos declararon ante el juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional, quien no escuchó finalmente los intentos familiares de retrasar sus declaraciones para ganar tiempo, en una jugada estratégica montada por el abogado coordinador de toda la defensa, el ex fiscal Ignacio Peláez. Días antes a su declaración en la Audiencia, José María Ruiz-Mateos comentaba a sus más allegados: “tengo una enfermedad, pero gilipollas no soy”. Todo está dicho.

 

Juan Luis Galiacho