Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA
En el coche de apoyo siempre van cuatro escoltas

Ruiz Gallardón dispone de un sequito de seguridad en sus desplazamientos de 14 Policías Municipales

Julio 25, 2010

En su vehículo oficial le acompañan el chofer y un guardia mas, siempre sentados delante

La comitiva la encabeza un Policía motorizado y de paisano



El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, quiso dar un golpe de efecto ante la recesión de la economía española y anuncio su decisión de no renovar el alquiler de su gigantesco Audi A8 blindado de 600.000 euros y cambiarlo por un híbrido, más en concreto un Prius de 29.000 euros.

Se enmarcaba dentro de en una serie de medidas destinadas a reducir los gastos del Ayuntamiento madrileño, uno de los más endeudados de Europa, y para ello nada mejor que devolver a la empresa propietaria del vehículo el monstruoso Audi y ejercer de igual manera de alcalde gastando y contaminando mucho menos. Desconocemos si el gesto es una realidad en un edil que, como hemos informado desde estas mismas páginas, hace sonar el timbre cuando sale de su despacho o despide a un chofer por el simple hecho de saludarle.

Pero lo que no se le puede negar es una habilidad innata para solventar conflictos. Hace pocos meses cientos de policías municipales y agentes de movilidad se manifestaban para protestar contra el “decretazo” aprobado por el Ayuntamiento de Madrid y exigir la reapertura inmediata de la mesa de negociación. Los agentes, convocados por los sindicatos con representación en ambos cuerpos (UGT, CCOO, CSIT-UP, CSIF, UPM y CPPM), rechazaban el decreto del Consistorio sobre el reparto de los fondos adicionales, que liga este reparto a criterios de productividad, flexibilidad horaria, nuevos turnos y reducción del absentismo laboral. Los manifestantes portaban una gran pancarta en la que podía leerse “No, no y no”, en alusión a su rechazo a la imposición del decreto, a las horas extraordinarias y a la modificación por decreto de sus condiciones laborales.

Todo para él

Los sindicatos acusaban a Gallardón de incumplir su compromiso de aumentar la plantilla en 1.500 policías, y de querer corregir la falta de plantilla “utilizando los fondos públicos para la realización masiva ilegal de horas extraordinarias y falsas productividades”. Según los sindicatos, Gallardón ha cambiado esos 1.500 policías por 1.500 altos cargos nombrados a dedo “con un coste público sangrante anual de 32 millones de euros”. A su juicio, sólo con el cese de 375 de esos altos cargos se podrían crear los 1.500 puestos de policía municipal y los 400 para agentes de movilidad prometidos.

No se ha vuelto a oír hablar del tema. Pero si sabemos que el edil madrileño le gusta, disfruta, de un sequito auténticamente real de seguridad que le acompaña en todos sus desplazamientos. Y como nos lo cuentan, se lo contamos:

– Un chofer y un escolta en el coche oficial, siempre sentados delante

– Tres Policías Municipales en otro coche que va detrás del Alcalde

– Un motorista de paisano siempre delante de su coche

– Dos motoristas de la Policía Municipal uniformados a ambos lados del coche oficial

– Dos Policías de Contravigligancia

– Y un tercer coche de apoyo ocupado por cuatro agentes

Y es que la seguridad en el Ayuntamiento de Madrid se ha convertido en una autentico negocio para algunos. Sobre todo, a través de concursos. Se lo contaremos.