Menú Portada
En cumplimiento del Plan de Acción Social

Rubalcaba se gasta 403.000 euros para las vacaciones de los empleados de la DGT

Junio 28, 2011

Los funcionarios dispondrán de 183.000 euros para alquilar apartamentos

Otra oferta, dotada con 120.000 euros, se destinará al “alojamiento en hoteles de verano”

Una partida de 100.000 euros será para el “disfrute de hoteles mediante talonarios”


El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha prescindido de José Blanco, ministro de Fomento, de su Comité Electoral de cara a las próximas elecciones generales. Pero en lo que sí estuvieron de acuerdo fue en elevar, otra vez, el límite máximo de velocidad en autopistas y autovías a 120 kilómetros por hora. “Fuerte pero positivo”, dijo el vicepresidente primero del Gobierno. Razones electoralistas argumentó Blanco. Y, sin duda, por razones económicas. Se esperan desplazamientos masivos y aumentará el consumo de gasolina y, por tanto, la recaudación.

Es decir, toca irse de vacaciones –el que pueda-, y el ministerio del Interior de Pérez Rubalcaba se ha propuesto echarles una mano a los funcionarios de la Dirección General de Tráfico (DGT): ha adjudicado 403.000 euros –divididos en tres licitaciones- para que el personal de Tráfico disfrute de unos días de asueto a cargo de los fondos ministeriales. Según reza el anuncio del Boletín Oficial del Estado (BOE), Rubalcaba pone a disposición de los empleados de Pera Navarro, director general, 183.000 euros para que alquilen apartamentos durante el periodo estival, “en cumplimento del Plan de Acción Social”.

Del Cabo de Gata hasta Finisterre

En otra de sus ofertas, dotada con 120.000 euros, el vicepresidente y ministro ofrece a los trabajadores de la DGT “alojamiento en hoteles de verano”. Como parece que está generoso, Pérez Rubalcaba les facilita un amplio abanico de destinos. Como decía la canción de Pepe da Rosa, “Del Cabo de Gata hasta Finisterre”, ya que los “agraciados” podrán optar por ponerse morenos bajo el sol de Almería, Málaga, Cádiz o Murcia, o, para aquellos a los que les tire más el norte, escoger las costas de Tarragona, Cantabria, La Coruña o Pontevedra y, de paso, tomarse unos percebes en las Rías Baixas. El contratista ha resultado ser Halcón Viajes, ya que, según el BOE, ha presentado la “oferta más ventajosa para la Administración”.

No contento con el derroche, el futuro rival de Mariano Rajoy en las generales del próximo año saca la chequera a pasear y obsequia a la DGT con otros 100.000 euros, también bajo el auspicio del Plan de Acción Social, para el “disfrute de hoteles mediante talonarios”. Desde las filas socialistas todo son llamadas a la austeridad de cara a la galería, pero de puertas adentro el despilfarro parece incesante. Se supone que los empleados de la DGT cobran sus nóminas y podrían pagarse las vacaciones de sus propios bolsillos. Mientras, el país se ahoga con más de cuatro millones de desempleados.

Daniel Leguina