Menú Portada

Rubalcaba apuesta por Mamen del Cerro para sustituir a Llorente, los poderes de Doña Letizia y guerra de lobos en la privatización de empresas

Noviembre 21, 2010

          Los tiempos de Fran Llorente al frente de los Informativos de Televisión Española parecen llegar a su fin, o al menos esa la opinión en muchos pasillos de Torrespaña. La remodelación del Gobierno y la conversión de Alfredo Pérez Rubalcaba en el auténtico factótum del Ejecutivo puede entrañar cambios en la Corporación Pública. A Llorente se le considera próximo “a los de antes”, y nadie duda que el ministro del Interior quiere tener el control total en la línea informativa de la tele. Para ello, ya hay quien da por hecho en El Pirulí que la persona elegida para sentarse en la silla de Fran es Mamen del Cerro, en la actualidad en el equipo de Televisión Española en el Congreso. Con anterioridad, después de dirigir los Informativos de Radio Nacional de España, Del Cerro fue destinada a Washington como corresponsal, ciudad a la que se incorporó para cubrir las Presidenciales de 2008.
          Los Príncipes de Asturias asistieron el pasado viernes noche en el Palacio de Deportes de Madrid al concierto ofrecido por Shakira. Están que no paran, en esa maniobra de la Casa Real de potenciar su imagen pública. ¿Pagarían Don Felipe y Doña Letizia sus entradas al concierto? Y el sábado en la inauguración de Feriarte, también en la capital de España. El caso es que la Princesa Letizia fue clave para que su marido asistiera el pasado 29 de octubre a la Capilla del líder sindical de Comisiones Obreras, Marcelino Camacho. Alguna que otra discusión se produjo y se plantearon dudas, porque, cuando hace algunos años murió José Maria Cuevas , presidente de la patronal CEOE, ningún miembro de la Familia Real española acudió a sus exequias. Al final, parece que se impuso el criterio de la ex periodista que convenció a Don Felipe de Borbón para que estuviera presente en las honras al histórico líder de CCOO.
 
          El Estado, vía Gobierno de Rodríguez Zapatero, tiene que proceder,  y ya se ha anunciado, a la privatización de las joyas de la corona de la empresa pública española. Los empresarios más poderosos del panorama económico nacional están ojo avizor ante el nuevo proceso privatizador que se calcula en poco más de 50.000 millones de euros que el Ejecutivo se apresta a poner en el mercado. Saben que las Arcas del Estado están en las últimas y las sociedades privadas esperaran hasta el último momento para pagar lo menos posible. El último paquete de sociedades se apresta a pasar a manos privadas. La venta de Renfe, AENA y Loterías del Estado servirá para enjugar un déficit público insoportable. Ahora va a resultar que Zapatero hará lo mismo que hizo Aznar al poco de llegar a La Moncloa en 1996 y por ello fue “crucificado” por la oposición. Lo que no entiende es que, por un lado, el partido socialista critique al PP por, supuestamente, privatizar determinados servicios públicos y ellos pongan en manos privadas otros.