Menú Portada
Los Estudios Luis Buñuel, cerrados a la espera de comprador

RTVE recurre a una línea de crédito de 300 millones para cubrir gastos

Septiembre 6, 2010
pq__OLIARCITO2.jpg

Muy pocos trabajadores de CRTVE echan de menos a Luis Fernández, ahora en Miami, el primer presidente de la Corporación pública elegido por consenso de todos los partidos políticos. Eso sí, alaban su inteligencia por haber tenido la suficiente vista como para abandonar el barco antes de la ya reconocida recesión. Ni discrepancias con María Teresa Fernández de la Vega, ni con el modelo de financiación, ni nada de nada. Menudo naufragio le dejó a su sucesor Alberto Oliart, a quien por cierto nadie obligó a comandar esta nave cada más a la deriva.
El pasado mes de julio la Comisión Europea aprobaba el nuevo sistema fiscal de financiación de Radiotelevisión Española con un apéndice preocupante: mantiene la investigación por separado sobre la compatibilidad de los nuevos impuestos creados para financiar a RTVE, especialmente la tasa del 0,9% sobre los ingresos brutos facturados por los operadores de telecomunicaciones. Además de otras dos nuevas medidas fiscales. Se trata, en primer lugar, de una aportación del 3% de los ingresos de los operadores de televisión comercial en abierto, y del 1,5% de los ingresos de los operadores de televisión de pago. Y, en segundo lugar, de un porcentaje del 80% de la recaudación ya existente por el uso del dominio público radioeléctrico, hasta una cantidad máxima de 330 millones de euros.
 
Y como quiera que esos nuevos impuestos son “investigados” por la CE, los afectados se acogen a esa la supuesta ilegalidad para no pagar. Ya lo dijo el Consejo de la Comisión Nacional de la Competencia: “Supondrá un importante elemento de distorsión a la competencia”. A más, la CNC asevera que “el nuevo régimen, no parece haberse fijado con arreglo a una estimación objetiva de los costes netos en que incurriría una empresa bien gestionada y adecuadamente equipada al prestar la obligación de servicio público”.   

Ni para las nóminas
 
Todo ello supone no hacer caja. Y en esas estamos. Hasta tal punto –insistimos, que visión la de Luis Fernández-, que los máximos responsables contables de RTVE se han visto obligados a solicitar una línea de crédito de 300 millones de euros para hacer frente a los pagos, incluidos los de la nómina de sus trabajadores. Así nos lo aseguran. Las mismas fuentes no dudan en afirmar que han recurrido al BBVA de Francisco González, entidad financiera que ostenta el fondo de pensiones de los trabajadores de la televisión pública.
La financiación de CRTVE empezó a flaquear, no ya sólo por la retirada de ingresos por todo tipo de publicidad (incluida la encubierta), sino porque la gran operación pergeñada de la adquisición del nuevo Edificio de la Corporación quedó en stand by por la crisis. Muchos millones en juego y muchos millones perdidos en un plan inmobiliario que preveía la venta de los Estudios Luis Buñuel en Madrid y de Torrespaña, el famoso Pirulí. El primero, se encuentra desalojado y cerrado a cal y canto y a la espera de un comprador.
Si finalmente la Comisión Europea tira por tierra esos nuevos impuestos a las telecos y a las privadas, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tiene un plan de financiación en la recámara que ya propuso el consejo independiente, el famoso Comité de Sabios, que constituyó el Gobierno para estudiar el futuro de RTVE. En sus conclusiones, el Comité ofrecía como alternativa al modelo mixto de financiación: un canon para el mantenimiento de la TVE.
Pues que no se lo digan a José Blanco, ministro de Fomento.