Menú Portada
Mientras la empresa propone un nuevo Convenio Colectivo con importantes recortes

RTVE gastará más de 21 millones de euros para el servicio de comedores de sus sedes de Madrid y Barcelona

Junio 26, 2013

Tras la reunión con el presidente Echenique, los principales sindicatos se quejaban de “una propuesta brutal” respecto a los recortes que sufrirán los empleados
Las últimas licitaciones millonarias sobre servicios de cafetería y comedor de organismos dependientes de la administración choca, por ejemplo, con los problemas en acceso a comedores de colegios públicos de cada vez más niños en riesgo de exclusión social

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


<p align=”justify”>Si por algo se hacía destacar el ente de radio televisión española (RTVE) en lo que va de año, era por una política de recortes -al uso de todas aquellas sufridas por los organismos públicos- coherente y necesaria. Una apretada de cinturón que aparentemente salpica de igual modo a la cúpula directiva de RTVE, a los presentadores más famosos y a los trabajadores del fondo raso. Un régimen austero fundamentado en tres pilares básicos: menos directivos, menos sueldo y fin a los coches oficiales. Parecía que la sociedad se alejaba del ritmo escarpado que la había conducido en los últimos tiempos, dependiendo de quién y cómo dirigiese el Gobierno Central español. La meta a la que RTVE pretendía llegar: una reducción de unos 35 millones de euros a través del nuevo convenio colectivo. “La necesidad de un nuevo convenio se justifica por los recortes de más del 20% en el presupuesto de RTVE”, decía su presidente González Echenique.

Una política de recortes abusiva que hizo saltar las alarmas de los sindicatos. Los representantes de los trabajadores ponían el grito en el cielo a la salida de la reunión en la que se consensuaba el nuevo convenio colectivo. “Es una revolución, una propuesta brutal e inasumible” o “se han pasado”, eran las quejas más repetidas. La causa principal pronunciada por USO y Alternativa-Alpi era la falta de equidad prometida por RTVE respecto a los recortes desproporcionales a los ingresos: “Estamos dispuestos a colaborar, pero no a que todo el peso caiga sobre los trabajadores. Por ejemplo, ¿dónde está el recorte de directivos?”.

Licitación millonaria

Tras un nuevo episodio de recortes al empleado público, la Plataforma de Contratación del Estado publicaba hace escasos días la licitación del servicio de comedores y cafetería en los centros de la Corporación RTVE en Madrid y en el centro de producción de RTVE en Sant Cugat del Vallés (Barcelona), por una cuantía total superior a los 21 millones de euros (21.505.880 euros) para los próximos dos años.

Curiosa cuando menos, la paradójica estrategia de RTVE, que propone recortes a sus trabajadores, pero destina cantidades millonarias a empresas privadas que se encargan de los servicios de restaurante y de suministro de comidas. Máxime en tiempos en los que la sociedad se encuentra inmersa en el conflicto que supone el desmantelamiento de los comedores en las administraciones públicas, como por ejemplo el problema de los colegios públicos y concertados en otra de las magistrales ocurrencias de Wert. Mientras muchos de los centros educativos se plantean dejar abiertos sus comedores a lo largo del verano, realizando un sobresfuerzo, para poder satisfacer uno de los derechos más importantes del niño, el Gobierno desvía la vista del problema, cierra los comedores públicos y prima a determinadas empresas de catering supuestamente bien relacionadas con los mandatarios. El derecho a la alimentación está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 como parte del derecho a un nivel de vida adecuado y está consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966. Pero lo privado por encima de lo público. Siempre.

Jesús Prieto