Menú Portada
El programa de dos capítulos sobre el exilio del padre del Rey en Portugal fue líder de audiencia en el país vecino

RTVE forzada a reprogramar un documental sobre la figura de Don Juan de Borbón por el malestar de la Casa Real

Septiembre 13, 2010

El presidente de la Corporación, Alberto Oliart, consintió su emisión en una hora de mínima audiencia condicionado por el Mundial de Fútbol 

Se trata de una coproducción hispano-lusa que reivindica y populariza la figura del Conde Barcelona

Se muestran imágenes inéditas de gran interés procedentes de archivos privados


El interesante y completo programa documental en dos capítulos sobre la vida de don Juan de Borbón en su exilio de Portugal volverá a emitirse próximamente en TVE tras haber pasado sin pena ni gloria en España por mala política de programación. Esa parece ser la voluntad de Alberto Oliart, presidente de RTVE, tras la falta de eco de la emisión de este completo trabajo, coproducción hispano-lusa que reivindica y populariza la figura de don Juan de Borbón en sus largos años de exilio en Estoril.
 
Dos años ha llevado componer este extenso y muy informativo documental, una coproducción financiada por varias empresas entre las que se cuenta el poderoso banco portugués Espirito Santo, y que ha contado con la importante asesoría de Jorge d’Orey Pinheiro de Melo, gran amigo de infancia del Rey Don Juan Carlos. El proyecto, que recibió desde el principio el placet del Palacio de la Zarzuela, muy interesado en mostrar una imagen más franca, más entrañable y sobre todo menos contaminada de Don Juan de Borbón, presenta un amplio abanico de opiniones de muchas de las personas que le conocieron y le trataron en la intimidad durante sus largos años de exilio portugués.  

Imágenes inéditas

Entre ellos, muchos notables portugueses, como es el caso de algunos miembros de la poderosa familia Espirito Santo y personalidades de la nobleza y la aristocracia lusas como los Pinheiro de Melo, los Brito y Cunha y los Sousa Holstein-Beck. De hecho, la gran presencia de testimonios portugueses en la filmación propició que desde el Palacio de la Zarzuela el Jefe de la Casa de Su Majestad el Rey, Alberto Aza, manifestase el deseo de la Casa de que también participasen en él otras personalidades españolas que compartieron la intimidad con Don Juan de Borbón y de la Familia Real española en su largo exilio. Las dos partes del documental, a las que se puede acceder íntegramente a través de la página web de RTVE en
 

<div align=”justify”> 

muestran imágenes inéditas de gran interés procedentes de archivos privados, así como interesantes filmaciones que dejan patente la enorme imbricación de don Juan de Borbón con todo el tejido de la sociedad portuguesa, y la enorme huella que su significativa personalidad ha dejado en el país vecino como declaran figuras de enorme relevancia como el ex presidente de la República Portuguesa Mario Soares. 

Figura indispensable y no reconocida

La mala política de programación de TVE, mediatizada por la necesidad de dar continua prioridad informativa al Mundial de Fútbol, facilitó que la televisión portuguesa se adelantase sin preaviso a la emisión del documental en España. Además, mientras en España las dos partes del documental se emitieron conjuntas el día 3 de julio, en un mal horario de las seis de la tarde y por la segunda cadena de TVE, la televisión portuguesa decidió emitirlo en dos días consecutivos en horario de prime time con una gran audiencia evidenciando las deficiencias de programación de TVE y el enorme interés que el personaje despierta en el país vecino. Ello ha dejado mal sabor de boca en ciertos círculos por la escasa relevancia de la emisión del documental en nuestro país, a pesar de las buenas críticas que ha recibido.
 
Por tanto pronto, volveremos a ver programada la emisión de este documento audiovisual cuyo contenido es altamente revelador y nos muestra a un Don Juan de Borbón que rompe con la imagen que durante años se ha tenido de él en España, donde todavía hoy continúa siendo una figura muy desconocida y sujeta a numerosos clichés y, sin la cual, según la mayoría de los entrevistados, la restauración de la Monarquía en España no habría sido posible.
 

Ricardo Mateos