Menú Portada

Rossi arremete contra Márquez y le acusa de aliarse con Lorenzo para impedirle ganar el Mundial de MotoGP

Octubre 23, 2015
rossimarquezsepang

Si la pasada semana vivíamos la mejor carrera de MotoGP del año, el Gran Premio de Malasia nos ha dejado la previa más caliente en cuanto a declaraciones de lo que llevamos de temporada.

Hasta ahora, Rossi había tratado de provocar la guerra psicológica y dialéctica con su compañero y rival por el título, Jorge Lorenzo, sin tener apenas éxito. El equipo Movistar Yamaha ha cuidado con exquisitez absoluta las formas entre sus dos pilotos, sin permitir que las puyas que se han enviado ambos en diversas ocasiones hayan hecho correr la sangre

Ahora, en Sepang, el italiano ha cambiado de objetivo y Marc Márquez se ha convertido en el blanco de sus dardos, acusándolo directamente de ayudar al mallorquín en la lucha por el campeonato. “Desde Australia Lorenzo tiene un nuevo seguidor, un nuevo aliado”, exclamaba con vehemencia Valentino.

Sepang, primera ‘match ball’ para Rossi

La llegada de la penúltima carrera del Mundial, con el título en juego, ha encendido al nueve veces campeón del mundo. No en vano, llegamos al trazado que ha decidido el título de MotoGP en cuatro ocasiones: en 2003, 2005 y 2009 con Valentino Rossi coronándose campeón y en 2010, cuando Jorge Lorenzo ganó su primer entorchado en la categoría reina.

sepang
Circuito de Sepang

El próximo domingo, el de Tavullia afronta su primera bola de partido y podría sumar su décimo título si consigue 15 puntos más que Lorenzo en esta carrera. Esto ocurriría si Rossi gana en Sepang y Lorenzo termina por detrás del sexto puesto; también se daría el mismo resultado si Valentino es segundo y Jorge termina fuera de los diez primeros. Si el mallorquín no consiguiera puntuar, el tercer puesto valdría al italiano para coronarse campeón.

En resumen, con controlar a su compañero en el Yamaha Movistar y finalizar tras él en las dos carreras restantes, también ganará el título.  Pero la inapelable victoria de Márquez en Phillip Island, junto con la actuación de su compatriota Andrea Iannone, negándole el podio, parecen haber escocido sobremanera al italiano. Rossi no quiere árbitros ni invitados entre las dos Yamaha oficiales. Y es que el récord de Valentino en Malasia es impresionante, con seis victorias en la categoría reina, la última en 2010. Sin embargo, Lorenzo no se ha bajado del podio en sus cuatro últimas salidas en Sepang, pero no ha ganado allí desde que lo consiguiera en la categoría de 250cc durante la temporada 2006.

Rossi acusa a Márquez

Rossi comenzó su ataque en la rueda de prensa de Sepang, con Márquez y Lorenzo presentes: “He visto la carrera muchas veces y cada vez tengo más claro que Marc estuvo jugando con todos nosotros. Tenía ritmo para ponerse primero y escaparse, pero no lo hizo para ayudar a Jorge. Estuvo ralentizando la carrera en algunos momentos”.

A esto respondía Lorenzo de forma irónica: “Sí, creo que si me ayudo Márquez, ¡sobre todo en la última vuelta!”.

Y Márquez replicaba inmediatamente: “Por supuesto que no le ayude. Si hubiera querido ayudar a Lorenzo no le hubiera adelantado en la última vuelta, me hubiera quedado detrás. No sé porque Valentino dice eso”.

Fue como un fogonazo, una flecha ardiendo que atravesó de punta a punta la abarrotada sala donde se celebraba la conferencia de prensa del GP de Malasia. Nadie entendió el ataque de Rossi al piloto de Repsol Honda, justo en el momento en el que se juega el campeonato con otro rival. Un rival al que Márquez venció contundentemente en Australia restándole cinco valiosos puntos.

Rossi refuerza su ataque y se remonta a tiempos pasados

El maestro de la guerra psicológica, lejos de explicar su comportamiento, avivó el fuego con fuerza en declaraciones posteriores a la rueda de prensa, ya sin rivales presentes: Márquez jugó conmigo en Australia, está bastante claro. Lo importante es que él sepa que yo lo sé. Estoy bastante preocupado, porque jugársela con Lorenzo cara a cara, intentar ganarle, ya es difícil. Ahora batir a Lorenzo parece que también supone ganar a Márquez. En Australia, además, no utilizó el juego limpio como debería hacer un piloto profesional en una situación así. Ha sido una gran desilusión para mí. Me ha decepcionado mucho. Sinceramente, no me esperaba que tomara una posición así tan clara y que corriese de esta manera”.

MarquezRossiLagunaSeca2013
Rossi y Márquez en Laguna Seca

Un Rossi con más ganas de explayarse que nunca continuaba su monologo:“¿Es verdad que me idolatraba? ¿Será verdad que tenía mi póster en su habitación? No lo sé. No estoy seguro, pero me encantaría ir a verlo”.

Y de nuevo la acusación directa al de Cervera, esta vez sacando trapos sucios del pasado: “Él prefiere que gane Lorenzo porque está enfadado conmigo, es una cuestión personal. Está enfadado desde Argentina. Nunca lo ha dicho, pero cree que yo lo hice a propósito, que yo le hice caer. Y después por Assen. En su cabeza yo lo único que quería era intentar que él no ganara. Desde entonces tiene eso metido en la cabeza y ha pensado como los niños: no ganaré yo, pero tampoco ganarás tú. Es un mal menor para él que gane Lorenzo“.

Finalmente, tras argumentar un cumulo de nuevas acusaciones contra el español, explicaba según él cuando comenzó esta situación: “En Laguna Seca, quiso adelantarme por narices en un sitio porque yo había adelantado a Casey Stoner cinco años antes, cuando podría haberme pasado perfectamente tres curvas después. Aquello fue una mala señal. Todos me lo decían pero no me lo creía”.

Márquez responde a las acusaciones

Un sorprendido Márquez no entendía las graves acusaciones del italiano y se defendía más tarde, sin saber muy bien el motivo de este deliberado ataque: “Me sorprende que diga todo esto porque sí hice algo: en la última vuelta le ayudé. Fue Iannone quien ayudó a Jorge. Yo hago y haré mis carreras en estas dos últimas. Intentaré ganar por mi equipo, porque no hay ningún compañero jugándose el título. Al final, tengo que defender a mi equipo. Sabemos que Valentino es el número uno en la guerra psicológica. Pero no lo he entendido. Normalmente, Rossi siempre tira indirectas, pero las entiendes perfectamente. En este caso me pone la presión a mí, o va dirigido a mí, pero al que tiene que ganar en pista o el campeonato es a Jorge“.

Y añadió quitando importancia: “Él sabrá por qué lo dice. Esto no me afecta para nada. No me estoy jugando nada. Voy tercero en el Mundial y aún lo tengo que asegurar. No tengo que cambiar mi estilo en las últimas carreras”

Para zanjar finalmente: “Lo que más me sorprende es que sin comerlo ni beberlo estoy en medio de la pelea y no me lo esperaba. Yo creía que ya estaba fuera. Espero que se quede aquí y a partir de mañana cada uno haga su carrera y el domingo, si puedo ganar, ganaré. Y si tengo que quedar segundo porque no puedo más, y quedo entre medias de uno de los dos beneficiando al otro, pues lo haré”.

El desenlace del Mundial cobra una nueva dimensión

Las dos últimas carreras del campeonato cobran, a partir de ahora, una dimensión mucho mayor que la pura lucha por el título. La calma da paso a la tormenta, tras una tensión que su máxima figura tenía enquistada, según sus declaraciones, desde la temporada 2013, cuando un imberbe Márquez le adelantó en Laguna Seca.

Valentino Rossi, que en Sepang sumará un nuevo récord a su palmarés, ya que con 329 GG.PP. disputados se convertirá en el piloto con mayor número de salidas en el Mundial, siempre ha necesitado un enemigo acérrimo para crecerse.  Ya utilizó esta táctica con Max Biaggi, Sete Gibernau, Casey Stoner y Jorge Lorenzo sucesivamente. Ahora que el mallorquín de forma muy inteligente sólo le ofrece batalla en la pista, necesita un nuevo archienemigo en el que volcar sus iras y el joven tetracampeón del mundo está en su mirilla. Pero el italiano, más nervioso que de costumbre porque quizás sea su última oportunidad para ganar la ansiada décima corona, puede haberse dado un tiro en el pie con este furibundo ataque. El tiempo lo dirá.

Por último, un apunte para los amantes de las estadísticas: La victoria de Marc Márquez en Australia fue la número 99 de un piloto español desde que MotoGP se convirtió en la nueva categoría reina a partir de 2002, sustituyendo a las antiguas 500cc de dos tiempos. En Malasia podemos vivir la centena de triunfos españoles, que ratificaría el dominio español durante estas 14 temporadas, por delante de la Italia de Rossi, con 91 victorias y mucho más atrás, Australia con 40. Y esta es la fría estadística, por mucho que le pese a algún italiano…

José Manuel G. Tamajón

@jmgtamajon