Menú Portada

Rosetta

Enero 21, 2014

Uno va recibiendo la información que nos proporcionan los ingenieros de la Agencia Espacial Europea y no sabe muy bien si está leyendo una aventura de Julio Verne, si lo que nos cuentan es verdad o nos están vacilando. Para empezar resulta difícil entender que tengamos en el espacio un cacharro, una sonda que ha viajado en un cohete lanzado en 2004, a 810 millones de kilómetros de la tierra, que haya estado dos años y medio hibernado, que cuatro alarmas lo hayan espabilado como un despertador de casa y lo más increíble que se vaya a posar en un cometa 67P/Chruryumov- Gerasiemenko, menudo nombrecito, que lo vaya a explorar, y podamos recabar información muy valiosa sobre el origen del sistema solar, uno de los grandes misterios de la astrofísica, y  saber al fin, de donde procede el agua de la tierra. Ya lo próximo será hacer un pozo en el espacio y traer agua al rio Júcar, que está más seco que la mojama.

Pongamos los pies de nuevo en la Tierra para contarles que este miércoles 22 de enero, va a estar marcado por un sistema frontal, muy activo en las costas del cantábrico, mar de fondo, alerta amarilla, que ha dejado importantes chubascos de madrugada en el Golfo de Cádiz y a través de toda la orilla del Guadalquivir y que se extenderá hacía el sudeste y litoral mediterráneo, aunque de forma más débil. Tronará en las Baleares a últimas horas. No se libran de las precipitaciones tampoco en el extremo norte que pueden volver a ser en forma de nieve en torno a los 800 metros, tanto en la vertiente cantábrica como en los Pirineos con una cota que irá bajando. En el valle del Jerte y el sistema central se esperan de nuevo que tengan que intervenir las quitanieves.

Los vientos del sur y los cielos cubiertos de nubes serán la lona que evite la formación de heladas que desaparecen de ambas mesetas e interior peninsular, sumamos de 2 a 4 grados en toda España. El repunte de las temperaturas nos alcanzará los 16 a 18 grados en las costas andaluzas y valencianas. Jornada revuelta, de muchos cambios a lo largo de este miércoles y a la espera de un fin de semana que en principio apunta a seco y soleado.

“Por San Vicente el invierno pierde un diente”.