Menú Portada
Primer escándalo del nuevo Gobierno Zapatero

Rosa Aguilar: la gran tapada del Caso Malaya

Octubre 21, 2010

La nueva ministra de Medio Ambiente aparece vinculada al constructor cordobés imputado en el caso, Rafael Gómez, más conocido como “Sandokán”

Las conversaciones acerca de las amigas de la ex alcaldesa de Córdoba han sido eliminadas del sumario

«Después de las últimas actuaciones auspiciadas por Rosa Aguilar, parece que quien verdaderamente gobierna en Córdoba es la empresa Arenal 2000 [propiedad del constructor Sandokán]”

pq__rosa.jpg

La nueva ministra “socialista” de Medio Ambiente, Medio Rural y Marítimo, Rosa Aguilar, aparece vinculada en el Caso Malaya, a través de su estrecha amistad con uno de los constructores imputados en el caso, Rafael Gómez Sánchez, más conocido por Sandokán por su larga melena. Las conversaciones en las que aparecen los nombres de la ex alcaldesa de Córdoba Rosa Aguilar, antes líder de Izquierda Unida, y de este joyero-constructor, apodado también “El Cacerolas” porque vendía cacerolas y ahora reconvertido en constructor, y que hacen relación a las amigas de Rosa Aguilar y a varios pisos propiedad de este constructor fueron eliminadas del sumario del “caso Malaya”, al igual que fueron eliminadas las conversaciones entre el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y la abogada Monserrat Corulla.
 
Aunque inicialmente fueron varias las conversaciones relativas a Rosa Aguilar y Sandokán  interceptadas por la UDYCO, dentro de su investigación del caso Malaya, al tener pinchado el teléfono de este constructor cordobés, que en su día fue uno de los que destapó toda la trama de corrupción en Marbella, ya que no logró de Juan Antonio Roca todo lo que el hombre de Gil y Gil le había prometido, finalmente no se incorporaron éstas al sumario. Entre esas conversaciones eliminadas del procedimiento judicial del caso Malaya figuran, según fuentes policiales de toda solvencia, algunas en las que se hace mención a las íntimas amigas de Rosa Aguilar y a varios pisos propiedad de este constructor cordobés.

Millonarias relaciones

La información que durante años se ha movido por Córdoba se refería sin tapujo alguno a «las buenas relaciones» de Sandokán con su alcaldesa Rosa Aguilar. En mayo de 2006, el ecologista Francisco Garrido, diputado en el Congreso por el PSOE de Sevilla, ahora socio político de Rosa Aguilar tras la nueva remodelación gubernamental de Rodríguez Zapatero, llegó a afirmar sin problema alguno que: «Después de las últimas actuaciones auspiciadas por Rosa Aguilar, parece que quien verdaderamente gobierna en Córdoba es la empresa Arenal 2000 [propiedad del constructor Sandokan]”. En sus declaraciones, Garrido llegó a deslizar graves acusaciones sobre Rosa Aguilar del tenor de «consenso siciliano», «un trato de favor», «marxistas-ladrillistas», y «estómagos agradecidos». Añadiendo que la regidora “está afectada por la fiebre malaya (…) Córdoba está tocada por el mismo cáncer que asola la costa andaluza con un urbanismo especulativo”. 

Tan sólo meses después, en el 2007, el Partido de los Verdes indicaba en una rueda de prensa que: “Rosa Aguilar debe de explicar por que se especula y se permite las ilegalidades. Por que se favorece a Rafael GómezSandokán– y cuales son las relaciones personales, que el mismo Sandokán invoca, entre él y Rosa Aguilar”. Pero, ¿quién es verdaderamente Rafael Gómez Sánchez, el gran amigo de la nueva ministra de Zapatero, Rosa Aguilar

Un rico del cemento

Sandokán fue uno de los constructores y promotores detenidos en la segunda parte de la Operación Malaya. Fue uno de los jugadores de la famosa partida de póker que destapó toda la trama de corrupción urbanística en Marbella. Al igual que otros ricos del cemento, Sandokán prosperó de la nada. Primero vendiendo cacerolas y artículos domésticos, lo que le valió el sobrenombre de “El Cacerolas”, después como emigrante en Francia, donde tuvo que ganarse la vida como peón de albañil. Y ya de vuelta a su ciudad natal, se abrió camino en el mundo de los plateros cordobeses. Sandokán terminó convirtiéndose en un reconocido joyero a comienzos de la década de los noventa, siendo ya una figura consagrada en el establishment cordobés a finales de esa década. 

Su salto cuantitativo llegó de la mano del ladrillo, realizando su primera incursión en el mercado inmobiliario con la promoción del complejo residencial El Arenal (nombre con el que bautizó a su gran constructora “Arenal 2000”), situado en las inmediaciones de la feria y del campo de fútbol del Córdoba, donde desarrolló unas mil viviendas. Más tarde su incursión sería en la costa malacitana. Fue en Fuengirola donde desembarcó por primera vez. Esta pública ascensión social le abrió la puerta de los despachos políticos más importantes de Córdoba y de Andalucía. Entre ellos, el de Rosa Aguilar y el del ex presidente de Cajasur, el cura Miguel Castillejo. Dicen que por indicación de Rosa Aguilar acudió al rescate del equipo de fútbol de la ciudad, la SAD Córdoba Fútbol Club, entonces por los arrabales de la Segunda División B. Sandokán se convirtió en su máximo accionista y presidente del equipo con la idea de subirlo “como fuera” a la Primera División. Por entonces, Rafael Gómez disfrutaba de una vida gratificante: con jet privado, un lujosochalé en el barrio de la burguesía cordobesa ‘El Brillante’ y tood tipo de caprichos.

Los avales de Rosa Aguilar

Precisamente, antes de que fuera detenido en el Caso Malaya, uno de los temas más comentados en Córdoba era la controvertida construcción de 40.000 metros cuadrados de naves sobre terrenos no urbanizables, antes propiedad de la Central Lechera Cordobesa (Colecor), que Rosa Aguilar pretendía legalizar a posteriori del comienzo de las obras. Actualmente todo sigue el guión previsto por la ex alcaldesa de Córdoba, ex consejera de Obras Públicas de a Junta de Andalucía y hoy flamante ministra de Zapatero. El 14 de septiembre de 2010 el diario El País afirmaba en un reportaje que: “La legalización de más de la mitad de las naves que construyó irregularmente en Córdoba la empresa Arenal 2000, propiedad del constructor Rafael Gómez, conocido como Sandokán, sigue adelante con el apoyo del Ayuntamiento de Córdoba, las puntualizaciones de la Consejería de Obras Públicas y el aval de la propia consejera y ex alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar (…) Pero mientras la Delegación de Obras Públicas cuestiona el plan municipal, la consejera [Aguilar] lo avala”. 

Rosa Aguilar era la alcaldesa de Córdoba en el momento en el que Gómez levantó las naves y se hizo millonario con el ladrillo. Y con ella a la cabeza del gobierno municipal se aprobó el primer plan especial de la carretera de Palma del Río, donde hoy se levantan las naves de Sandokan; un plan que llegó rechazar de plano el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en 2008. 

Hoy Aguilar es la nueva ministra de Medio Ambiente del Gobierno regeneracionista “socialista” de Rodríguez Zapatero…Continuará.         
   

Juan Luis Galiacho