Menú Portada
Carta del "ex testigo protegido" del ministerio del Interior

Ricardo Portabales: “He entregado toda la documentación en dos Notarías para que, en caso de incidente de vida, sea entregada a los Juzgados”

Abril 19, 2010
pq_923_rubalcaba.jpg

Esta redacción ha recibido una carta del ex testigo protegido en la Operación Nécora a quien el ministerio del Interior ha retirado todas las ayudas. Por su interés la reproducimos íntegramente.

“Dada la situación actual de la familia Portabales, no tengo mucho más que decir de lo que ya se sabe, pero mucho que contar sobre mi paso por diferentes departamentos de Seguridad del Estado y otros,  la Dirección General de la Policía y el ministerio del Interior, donde más asiduo era mi paso por ciertos despachos, donde tenía que hacer presencia y dar mi informe de trabajo, si así se puede llamar.

Ante los hechos que están ocurriendo estos días en España, de casos más importantes sobre el caso Gürtel, el caso Garzón, el caso de los  muertos en la Guerra Civil de España, el tema del caso Faisán, los temas de algún que otro personaje del PP.  Hay para dar y tomar y, entre todos ellos, pues le ha tocado a la familia Portabales, de la cual se intenta de alguna forma cerrar el tema y que no se sepan ciertas cosas.

Pues bien, para cerrar el tema Portabales -o al personaje como ellos me llamaban en indicativo de seguridad PP1, ese era mi indicativo-, yo no debería existir.  Y aún así,  sin existir, estaría notificado  ante dos notarias,  que en caso de cualquier incidente de vida, se haga la entrega de diversa documentación a todos los medios de comunicación, pero después de ser entregada a un Juzgado competente para dichos temas bajo la  denuncia de diferentes hechos acaecidos en el caso Necora y otros, mientras dependía del los diferentes departamentos del Gobierno o del Estado.

Ese sería mi legado a la verdad, para que de una vez por todas se sepa quiénes o quién fue Ricardo Portabales Rodríguez, entre 1989 y 2005. Yo estoy escuchando desde algunos puntos que mi persona está publicando una página en Internet, para intimidar de alguna forma o chantajear al ministerio de Interior.

Vera usted, esto va para aquellos que siguen dándole a la mentira que es para lo que sirven: una, para falsear pruebas de todo tipo o montajes de diferentes formas; otra a través de alguna petición gubernamental o amigachos que les prometen que cuando terminen su mandato, tendrán un puesto garantizado con un  sueldo blindado hasta que se retiren definitivamente de sus cargos políticos o de Seguridad del Estado.

Esto que estoy contando, muchos a lo mejor no lo saben, pero aquí un servidor, ha tenido que escuchar demasiadas charlas en comidas y cenas o en encuentros de trabajo con más de uno de estos individuos y amigachos, que dirigen nuestro país a nivel político o de Seguridad del Estado, todas sus promesas y todos sus compromisos de palabra, para todos aquellos que encontrábamos información delicada, o pruebas irrefutables de ciertos delitos. Los más interesantes eran los financieros bancarios, que ellos querían para si mismos y no para ser entregada a la Justicia por todos aquellos delitos que ellos conllevaban.

Ellos eran los que mandaban, los que pagaban, eran y son la voz y el brazo del pueblo y sólo están al servicio del pueblo. Que mentira más ingenua para los que no saben que pasa tras esas puerta de la cocina, porque en esos despachos se cocina el bienestar del pueblo y del país y no deberían cocinarse sus propios beneficios  o aquellos  beneficios de sus buenas  e irrefutables amistades de siempre.

A los que en verdad trabajábamos pensando que lo hacíamos para el País o el Estado, y no me estoy equivocando diciendo Estado, porque después de casi 20 años en esto   y pasando varios Gobiernos por nosotros, no creo que seamos un problema de Gobierno,  si no que con todos estos años ya es tema de Estado. Como le iba contando ellos nos daban  sus promesas, que seriamos recompensados económicamente más adelante o con cargos agradables y buenos sueldos.

Con esto quiero decir que el que aquí suscribe, nunca se le pasaría enfrentarme en una amenaza de chantaje a cualquiera de los departamentos de los que he dependido y colaborado y suscribo denuedo, dependido o colaborado, con algunos de los que hoy  siguen estando en el poder gubernamental de nuestro país. De los que se fueron, por el momento no tengo más que decirles, pero si reprocharles, que no se olviden de lo que han hecho y que si en su momento llega la hora de la verdad, ellos, como los otros, estarán ahí para explicar ciertas cosas ocurridas. Decirles que sobre la familia Portabales, lo han hecho nefasto, no terminaron de cerrar sus promesas incumplidas. Tanto los unos como los otros, utilizaron a la familia.

Quiero resaltar  algo donde a muchos de nosotros nos ha preocupado de una forma u otra. Cómo es posible que en un país democrático y con libertad de expresión no podamos decir toda la verdad cuando se descubren hechos que son expuestos ante los mandos o aquellos que están obligados a denunciarlo. Pues bien, tanto yo como muchos otros, hemos visto que unos tengan tanta inmunidad y a otros se les puede vejar, insultar, exponer cualquier caso policial ante la Justicia con unas mínimas pruebas y otros son impunes ante la Ley y los hechos. Si en verdad todo español es igual ante la Ley y Justicia, por qué unos sí y otros son tan inmunes. Si digo esto es porque yo, como otros, llegamos a descubrir temas tangibles y sólo quedaban en los fondos de los cajones de mandos que más tarde eran recompensados con sus medallas al mérito y sus ascensos de cargo, sabiendo que el delito era latente.

Para terminar, quiero dejar bien claro,  para  aquellos que puedan estar equivocados con mi persona, lo que estoy haciendo en Internet es exponer ciertos hechos por si había alguna duda sobre lo que digo y al mismo tiempo preparando la  exposición para ser entregada ante las autoridades competentes de Justicia, sea en mi País, o en aquellos que de alguna manera o forma, se hayan cometido algún tipo de delito. Siempre en aras de la verdad y  justicia.

Deben asumir la verdad de los hechos. Esto no fue, ni es, el caso Gal u otras cagadas que se han cometido en esa casa,  no tienen que cobijar a los delincuentes ni ladrones del  Estado. Esto fue y será su mala gestión de engaño, no sólo a la familia Portabales,  sino a muchas más que hemos hecho lo que sus servidores de Gobierno y Estado han querido: utilizarnos a su antojo con promesas vanas y, en muchos casos, con algún tipo de coacciones.

Soluciónenlo como vean, pero denle una salida digna a todo ello. Y sólo se puede solucionar de una forma, por la seguridad tanto nuestra  como la de muchos otros: contando la verdad: porque se nos han utilizado ante la opinión pública y todo el Estado español.  Cuenten la verdad, obliguen a los culpables a hacerlo  y no los cobijen más. Eso se llama Justicia para todos ante los hechos.

Atentamente, Ricardo Portabales Rodríguez, ex-arrepentido del ministerio de Interior y otros