Menú Portada
El Bayern ya cede a las negociaciones por el jugador francés, que no quiere seguir en Alemania

Ribery, camino de convertirse en el tercer fichaje del Real Madrid

Junio 17, 2009

El francés Franck Ribery, objetivo prioritario del Real Madrid en estos momentos, está más cerca de convertirse en el tercer fichaje de la temporada tras los de Kaká y Cristiano Ronaldo. Cerca de cincuenta millones de euros tendrán que desembolsar el club español, que pretende abaratar el coste con algún jugador de la plantilla de los que no importa desprenderse. El Bayern Munich, propietario del jugador musulmán, ya sabe que la situación es irreversible para ellos y su única pretensión en estos momentos es sacar cuanto más dinero mejor.

pq__ribery.jpg

Muchos días han pasado desde Florentino cerrara los dos primeros fichajes. En realidad fueron los menos pensados porque estaba clara cuál era la intención de la nueva junta: poner de evidencia que las cosas se pueden hacer sin necesidad de prometerlas. El nuevo estilo, con antiguos métodos. Echo esto parece que ahora las cosas van a ir con menos celeridad dado que hay un mes entero para lograr las otras cuatro incorporaciones que se pretenden. Y la siguiente muesca, porque así lo marca el mercado, es la de Ribery.
Pero el Real Madrid se está encontrando algunos problemas adicionales. De un lado, vistos los ejemplos anteriores, el mercado ha subido sus precios y no va a haber una sola contratación que no esté por encima de lo previsto. Y de otro, el Manchester United, el gran rival del Madrid en cuanto a potencial financiero en estos momentos, tiene casi cien millones para pasearse por el mercado y obstaculizar alguna operación blanca. Ribery es la mejor nuestra, con esos cincuenta millones que piden en Munich porque al interés del Madrid se unió el de los ingleses. La carta marcada por el equipo español es que Ribery ya ha decidido hace tiempo dónde quiere jugar con la ayuda de Zinedine Zidane.
O sea, que en el Bayern Munich ayer dieron el visto bueno al traspaso y ahora sólo resta cerrarlo económicamente. Porque está claro que la operación rondará los cincuenta millones, pero hay que ver si algún jugador del Madrid interesa al Bayern, que es el caso. Louis Van Gal, el entrenador muniqués, quiere a Robben, Schnejder y Van der Vart. El primero no quiere saber nada de irse del Madrid y el segundo no está claro que el Madrid lo quera vender. El tercero es un candidato fijo a convertirse en moneda de cambio. Y aún estarían Drenthe, Huntelaar y Van Nistelrooy para completar el acuerdo.

Las bajas

Precisamente las salidas parece que se van a convertir en otra complicación más porque con 30 jugadores ya en nómina hay que dar mínimo cinco bajas y otras tantas más como nuevos fichajes lleguen. El Madrid está cuidando bastante este aspecto y no se están filtrando noticias al respecto, lo que a buen seguro agradece la plantilla. Pellegrini ya ha dado su opinión al respecto en función de lo que hay dentro y de lo que está pendiente de llegar –dos centrocampistas, un lateral y un delantero-. Los mencionados holandeses están en muchas quinielas, pero evidentemente te habrá alguna baja sorpresa.
Lo que sí es importante de cara a las cuentas anuales saber si los nuevos fichajes llegan al club con fecha 1 de julio o se asentarán en el cierre de la campaña que termina el 30 de junio. Todo apunta a que serán asentados en el nuevo ejercicio e igual ocurriría con los posibles traspasos.