Menú Portada
Mientras otras empresas del sector ya están en beneficios

Reyal Urbis mantiene sus números rojos en 51,90 millones

Mayo 4, 2011
pq__reyal.jpg

Reyal Urbis registró una pérdida neta de 51,90 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone mantener los ´números rojos´ contabilizados en el mismo periodo de 2010, según informó la inmobiliaria.

El incremento del 38% registrado en los gastos financieros por el repunte de los tipos de interés constituye uno de los factores que influyeron en el resultado trimestral de la compañía controlada y presidida por Rafael Santamaría.

La cifra de negocio se desplomó un 88% entre los pasados meses de enero y marzo, hasta los 30,7 millones de euros. Por contra, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue positivo en 3,87 millones, frente al importe negativo de 14,07 millones de un año antes.

Reyal Urbis logró recortar en un 15% su endeudamiento en el último año, de forma que a cierre del primer trimestre se situó en 3.696,98 millones.

Asimismo, consiguió reducir a más de la mitad (un 52%) los costes indirectos, entre los que se incluye el de personal. Reyal recortó en un 47% su plantilla en el último año (un 11% en el caso de la filial de hoteles) con el fin de “adaptarla al entorno financiero e inmobiliario”.

Stock de 1.700 pisos

Por áreas de negocio, la facturación por venta de viviendas se hundió un 87%, hasta 13,4 millones de euros. A cierre de marzo, Reyal contaba con un ´stock´ de 1.700 viviendas terminadas, repartidas por una treintena de ciudades. De ellas, algo menos de la mitad (unos 600 pisos) están prevendidas.

En la actualidad, la inmobiliaria no tiene promoción alguna en construcción, dado que en el acuerdo de refinanciación de deuda alcanzado con los bancos en mayo de 2010 se comprometió a no iniciar nuevos proyectos.

En los tres primeros meses del año Reyal no realizó desinversión de suelo alguna, si bien cuenta con compromisos de venta por importe de 9 millones de euros.

De su lado, el alquiler de patrimonio generó ingresos por 6,99 millones de euros hasta marzo, un 27,1% menos, como consecuencia de los activos vendidos en el último año. Por contra, la facturación de su división hotelera creció un 3,1%, hasta suponer 8,16 millones.