Menú Portada

Revés dramático

Septiembre 21, 2012

Otra jornada más en el calendario prelectoral que supone otra página menos que arrancar en el almanaque que cuenta los días hasta el 21-O. Otras 24 horas consumidas durante las que, parece, los perros de presa de las grandes fuerzas políticas han firmado un pacto de no agresión y han decidido conjurarse con sus partidos a través de un ejercicio introspectivo de autocrítica en el que por seguro, han tomado aire y hecho acopio de arrestos para lo que queda de travesía. Un día en el que quizás, han sido las noticias adyacentes las que más han salpicado la actualidad política de la comunidad, sacudida -de esta parte a un tiempo- por una gran agitación. Y es que como en todas las guerras, siempre existen daños colaterales.

La normalidad con la que amanecía la cotidianeidad gallega pronto se vio perturbada por un fuerte estupor. A primera hora de la mañana, la ciudad de Ourense, se veía enajenada de su regidor municipal, al pasar éste a disposición judicial. El edil del PSOE, Francisco Rodríguez, era sorprendido a la salida de su domicilio y arrestado como presunto implicado en la Operación Pokemon, en el marco de la cual ya han sido detenidas otras once personas. Se le imputan seis delitos: cohecho, falsedad documental, tráfico de influencias, fraude y exacciones ilegales, violación de secreto y prevaricación.

A lo largo del día el secretario general del PSdeG, Francisco Caamaño, el líder del partido y candidato a la Xunta, Pachi Vázquez y demás voces autorizadas del grupo, mostraron su “confianza plena” en la justicia y en la “inocencia del alcalde”, en un intento por achicar el aluvión que desde esta mañana asola la Rúa do Pino. Y es que aunque todo puede quedar todavía en un conato de incendio, -como bien anticipó esta mañana Alberto Núñez Feijóo, en un alarde de cautela, “respeto la decisión judicial y respeto la presunción de inocencia de los alcaldes, sean del partido que sean”– parece que este suceso ha cogido al PSdeG a pie cambiado. Un ataque a su línea de flotación que deja diezmada tanto a su cúpula política, como a sus aspiraciones electorales, a expensas de lo que determine la justicia.

Sí a NCG

Pleitos aparte, la realidad electoral ha pasado hoy por el futuro próximo de Novagalicia Banco. De modo simultáneo a la vorágine de acontecimientos desatada por la Operación Pokemon, Pachi Vázquez conminaba esta mañana a “conocer el futuro” de la entidad bancaria, a la que calificó como “un elemento troncal” para el futuro de Galicia. En este punto, el candidato socialista suscribió las palabras de su colega José Blanco, quien ayer denunció en la Cámara Baja de las Cortes Generales, que Feijóo “va a liquidar la caja gallega después de las elecciones”. Por su parte, el candidato popular, se apresuró a desenredar la madeja y desmintió todo tipo de sospecha hacia la continuidad de NCG. Según sus palabras, la Administración Central, lejos de deshacerse del banco, planea “hacer justamente todo lo contrario”. Recapitalizarlo, “sacar los activos tóxicos de su balance”, encontrar inversores y, previa devolución de dinero público, continuar su proyecto en solitario. Son las fases que apunta Feijóo en la agenda de Rajoy a este respecto.

 
 
Nadando en la inmensidad

Tras el anuncio vespertino de ayer, a través del cual el presidente del Gobierno expresaba su deseo de cerrar la campaña popular gallega, hoy han trascendido los primeros actos en los que los líderes supremos de las dos fuerzas políticas mayoritarias entrarán a escena. Como si fuera medido con pipeta, ambos dirigentes se personarán este sábado en Galicia. Rajoy lo hará en un acto en Ourense, acompañado por el l presidente de la Diputación, José Manuel Baltar y el número uno de la lista popular ourensana, el conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Jesús Vázquez. El secretario general del PSOE, por su parte, visitará A Coruña, donde manifestará su apoyo al candidato socialista, arropado por el  cabeza de lista de la candidatura coruñesa, Francisco Caamaño.  Un sostén nacional que veremos como es digerido por el vecindario gallego, ante la controvertida situación española.

El Diario Oficial de Galicia arrojó ayer datos esclarecedores de la gran cantidad de opciones que se aglomeran a las puertas del Hórreo. 1.600 personas –entre titulares y suplentes- se disputarán los 75 asientos del Parlamento Gallego, un récord absoluto en la historia democrática de Galicia. Una diversidad abrumadora que se enfrenta a la dicotomía entre la “unión es variedad” de Newton y el “acuerdo malentendido” de Sartre. El pueblo es sabio.        

Jesús Prieto