Menú Portada
Conozca los puntos clave

Reputación online, una herramienta de marketing clave en el sector financiero

Julio 29, 2015

El desarrollo de Internet y especialmente de los medios y redes sociales ha revolucionado la relación entre todos los agentes que intervienen en el proceso de venta de bienes y servicios. Desde el cliente al fabricante, pasando por proveedores y distribuidores todos tienen una interrelación mucho más cercana y clara. El resultado de ello es la existencia de un enorme flujo de información muy accesible que se suele resumir en las valoraciones que se plasman en la web y que en el sector financiero son muy palpables

pq_933_reputacion.jpg

Aunque redes sociales como Facebook se han convertido en canales donde se muestran cientos de opiniones cada día, hay mucho más. Las propias páginas webs de muchas empresas, especialmente en el sector del turismo y de la venta online, permiten que los clientes reflejen valoraciones. Si una empresa decide, buscando transparencia, optar por esta opción estará obligada a una excelente gestión en la relación con sus clientes. No hacerlo también es una alternativa válida, pero esto no significa que con ello se impida que se muestren los mensajes de sus clientes. El cliente se encontrará con decenas de formas para expresar su opinión. Estas van desde webs especializadas, comparadores financieros o cualquier blog. Infravalorar el efecto de una queja y gestionar mal la misma ha causado disgustos más que importantes a grandes empresas. Por todo ello, gestionar la reputación online se ha convertido en una prioridad para las empresas y en una herramienta de marketing importante para todo negocio, especialmente el financiero.

Claves para una gestión eficaz

A la hora de elaborar una estrategia online el primer paso fundamental debe ser involucrar a todos los miembros de la organización. Desde el directivo hasta un trabajador de oficina, todos son embajadores de marca y deben obrar en consecuencia. El segundo punto clave es monitorizar los mensajes relacionados con la entidad. Cualquier aviso puede tener sus consecuencias importantes y por ello lo primero que hay que hacer es conocer que se habla de la marca. Con todo ello, una serie de consejos o premisas le ayudarán a una correcta gestión: 

  • Lo online y lo offline está conectado: Un mensaje negativo en Internet puede afectar a las ventas de la empresa con independencia de la fuente del mismo, no se debe infravalorar. Por todo se debe procurar que todas las estrategias tanto online como offline estén interconectadas para conseguir la mejor imagen de la entidad.
  • Define una estrategia de gestión de reputación: La improvisación es la peor de las decisiones y suele conllevar que se incrementen los problemas. Se necesita tener una estrategia de actuación tanto positiva, de mejora de imagen, como negativa, de defensa ante cualquier contingencia.
  • Analice cualquier situación: Tanto los mensajes positivos como especialmente los negativos requieren de una reflexión antes del dar el siguiente paso. Este tiempo es limitado, ya que muchas redes y medios sociales requieren de una respuesta rápida. Si se detecta rápidamente el mensaje se dispondrá minutos u horas muy valiosas. En este tiempo se tendrá que buscar la mejor respuesta, de acuerdo a la estrategia predefinida pero siempre desde la reflexión.
  • Contra un mensaje negativo presente otros positivos: El marketing de contenidos, siempre enfocado a contenidos positivos y de calidad, es la mejor herramienta para luchar contra la reputación online negativa. Una respuesta adecuada contra un mensaje perjudicial de poco sirve si no se complementa con una explicación de las bondades del producto o marca.

Los efectos de una reputación online positiva son muy importantes. Ayuda al posicionamiento de la entidad y conlleva una mejor conversión en la venta de los productos y servicios de la misma. En definitiva, incrementa todos los efectos que busca conseguir las distintas estrategias de marketing.