Menú Portada
Desde hoy se puede presentar la declaración por Internet

Renta 2013: uno de los mayores riesgos es precipitarnos sin comprobar los datos perdiendo dinero en el proceso

Abril 22, 2014

Si por el tipo de ingresos no puede pedir el borrador utilice los datos fiscales que le proporciona Hacienda pero con mucho cuidado, la Agencia Tributaria no se responsabiliza de que esté toda la información

En caso de los autónomos si hay discrepancias en sus ingresos con la información proporcionada por Hacienda inclúyalos y guarde todo soporte tanto de la factura como de su cobro

Aunque por sus ingresos no esté obligado a presentar declaración, pida el borrador o simúlela. En caso de que sea a pagar, no tendrá que presentarla, pero si tiene derecho a devolución, preséntela para recuperar unos impuestos que ha pagado por anticipado


La campaña de la renta 2013 da un paso muy importante este miércoles 23 de abril. Aunque desde hace varias semanas se puede solicitar y confirmar el borrador, para todos aquellos que no pueden utilizar esta herramienta (generalmente por no cumplir los requisitos) el adelanto del plazo de presentación de las declaraciones por Internet permitirá poder recibir sus devoluciones más rápidamente, algo muy importante cuando la liquidez desde luego no abunda en muchas familias.

Desde la implantación del borrador, la tramitación de la declaración de la renta se ha simplificado y las devoluciones son más rápidas, pero también existen riesgos, el de precipitarnos en confirmar sin comprobar los datos pudiendo perder dinero en el proceso.

No válido para todos

En primer lugar, existe un grupo importante de contribuyentes los cuales no reciben el borrador, especialmente los que perciben rentas de actividades económicas. Pero en este supuesto hay muchos más. En la actualidad, el  borrador solo es accesible para los contribuyentes cuyas ganancias procedan exclusivamente de rendimientos del trabajo, rendimientos del capital mobiliario sujetos a retención o a ingreso a cuenta, así como los derivados de letras del Tesoro. Pueden acceder al borrador también quienes reciban ingresos por alquileres (imputación de rentas inmobiliarias) siempre que procedan, como máximo, de dos inmuebles y todas las ganancias patrimoniales sometidas a retención o ingreso a cuenta (no la venta de acciones que también obligan a realizar la declaración), así como las subvenciones para la adquisición de vivienda habitual.

Así, si no cumplimos alguno de estos puntos, lo única opción que nos queda es solicitar los datos fiscales. Si es así, mucho cuidado, aunque Hacienda se los proporciona y usarlos es muy útil, la Agencia Tributaria no se responsabiliza de que estén todos los datos. Puede darse el caso de que haya percibido rendimientos de actividades económicas con retención y que la empresa no lo haya comunicado, en caso de discrepancia incluya toda la información y guarde todo soporte tanto facturas como el pago de la misma en caso de un requerimiento posterior por parte de la Agencia Tributaria.

Revisar toda la información

Por otra parte, igual que no hay que precipitarse a la hora de confirmar el borrador, hay que tener en cuenta condiciones particulares que no vienen reflejadas en la información fiscal. Una muy común en estos años es la no inclusión de la desgravación de vivienda, muchas fusiones bancarias han cambiado el número de identificación de préstamos lo que lleva a que la Agencia Tributaria no incluya ninguno, ni con la numeración antigua ni con la nueva, por lo que tendremos que realizarlo manualmente. También hay discrepancias con las ayudas recibidas con el plan PIVE, la mitad es considerada ayuda directa del concesionario pero la otra mitad es aportada por la Administración siendo necesario imputarlo como ganancia patrimonial.

También revisar la titularidad de las cuentas bancarias, a la hora que cada contribuyente pueda declarar en su proporción, igual pasa con muchos bienes inmobiliarios especialmente en los que hay usufructos y nuda propiedad. Por todo ello, aunque el resultado sea a su favor, haga todas las modificaciones que considere necesarias.

Por último, aunque por sus ingresos no esté obligado a presentar declaración, pida y simúlela. En caso de que sea a pagar, no tendrá obligación pero si por retenciones de rendimientos en cuentas corrientes u otras desgravaciones, especialmente por adquisición de vivienda, tiene derecho a devolución, preséntela para recuperar unos impuestos que ha pagado por anticipado sin tener obligación. Por todo ello, recopilemos y analicemos toda la información, para evitar problemas futuros y también en muchos casos conseguir que nos devuelvan todo lo que nos corresponda.