Menú Portada

Renfe vuelve a marginar y discriminar a las familias numerosas con la nueva tarjeta Renfe&tú que gestionará todos los billetes de Cercanías

Noviembre 22, 2016
renfe-y-tu

Sustituir los actuales billetes de transporte con banda magnética es un deseo y, en algunos casos, ya una realidad. La Comunidad de Madrid presidida por Cristina Cifuentes, por ejemplo, ya ha reemplazado la totalidad de sus abonos mensuales por una tarjeta sin contacto. Ahora trabaja para hacer lo mismo con los billetes sencillos y abonos de diez viajes. Renfe, la Compañía presidida por Pablo Vázquez, también se encuentra en pleno proceso de sustitución de este tipo de billetes en sus trayectos de Cercanías a través de una iniciativa, aparentemente práctica, pero que vuelve a pecar de los mismos fallos que, por ejemplo, su aplicación de billetes por Internet tal y cómo ha relatado extraconfidencial.com, y no se pone en el lugar del ciudadano.

Una situación surrealista que discrimina a las familias frente al usuario individual

La tarjeta Renfe&tú es un título de transporte con aspecto similar al de una tarjeta bancaria, que, en lugar de una banda magnética, incluye un chip por contacto que permite con aproximar la tarjeta al lector de los controles de acceso abrir las puertas. Pero la facilidad de acceso no es la gran ventaja, lo es el ahorro en costes y personal que se consigue con ella. En la misma se puede cargar abonos mensuales, pero también el bono tren de diez viajes, el billete sencillo y el de ida y vuelta.

Para ello ofrece dos tipos de tarjeta: una personalizada y otra no personalizada. La primera, como su propio nombre indica, tiene los datos del cliente, lo que permite que se pueda aplicar los descuentos que ofrece la Compañía de Ferrocarriles, como a Policías, Militares, clientes con tarjeta dorada y familias numerosas. Pero lo que parece una ventaja es lo contrario: un absurdo por obra y gracia de la ineficacia de Renfe. El resultado es que se beneficia al usuario individual, pero se menoscaba al colectivo.

Sin el billete magnético, cada miembro de la familia debe tener la nueva tarjeta y pagar un billete sencillo al que le aplicarán por ser familia numerosa el descuento correspondiente. El resultado es que hay que pagar mucho más que por comprar un bono tren de diez viajes.  Por ejemplo, el precio del billete sencillo es de 1 euro, con el descuento de familia numerosa general del 20% su precio final es 80 céntimos. Si una familia de cinco miembros realiza un viaje de ida y vuelta cada una, 10 trayectos en total, pagaría 8 euros. Pero, si hubiera adquirido el bono de 10 viajes, el coste sería muy inferior, de 5 euros.

¿Por qué entonces no cargar la tarjeta con un bono tren de 10 viajes? Sencillamente porque la nueva tarjeta no lo permite. Puede cargar el mismo, pero sólo utilizar 1 de ellos en cada trayecto. Si quiere beneficiarse de esos mejores precios, tendrá que cargar un bono tren de 10 viajes por cada miembro familiar, 25 euros de golpe en nuestro ejemplo, con un gran inconveniente, los bono tren caducan en un mes. Por ello, lo más seguro es que, si utiliza el tren de forma ocasional, perderá viajes ya pagados y dinero adelantado.

De nuevo, lo que se vende como una solución, se convierte en un inconveniente. Y Renfe y su presidente Pablo Vázquez sigue sin pensar en las familias.