Menú Portada

Renfe, presidida por Pablo Vázquez, gastó 10 millones de euros en 2015 en la compra de prensa en papel, mientras aumentaba su endeudamiento hasta los 4.688 millones de euros

Septiembre 21, 2016
Pablovazquezvega

De todos es sabido que la prensa en papel sufre una profunda crisis en ventas y publicidad que, lamentablemente, parece imparable. Los ingresos por publicidad han vuelto a hundirse en las ediciones impresas de los diarios. Los datos de Infoadex indicaron a comienzos del verano que el desplome de los periódicos llegaba hasta el 6,5. El Informe destaca, además, que los ingresos publicitarios en las ediciones impresas de todos los diarios de la patronal AEDE crecieron un 5,42% en los primeros seis meses del año, un dato que, sin embargo, tiene diversas realidades dependiendo del sector y de la difusión de cada cabecera. De esta manera, en el grupo de los grandes diarios el que peor parado sale es La Vanguardia que pierde un 15% en relación a la primera parte del año anterior. Dentro de los diarios que también se desploman encontramos a ABC con un retroceso del 11% y El Mundo con una pérdida del 10%.

Pero las ayudas llueven de dónde uno menos se lo espera. Entre otras, la autorizada por el presidente de Renfe, Pablo Vázquez, que en 2015 gastó 10 millones de euros en la compra de periódicos de papel. En principio, destinados a los periódicos que pueden disfrutar los viajeros del AVE y del Alvia. Curiosamente, en esa oferta informativa no se incluyen todas las cabeceras. Pero hay que tener en cuenta que la Compañía ferroviaria española registró una pérdida neta de 2,19 millones de euros en el primer semestre de este año, lo que supuso un recorte del 96,4% los “números rojos” contabilizados un año antes, gracias a la contención de gastos y a los beneficios que generó el negocio de tráfico de viajeros por el impulso del AVE.

Pablo Vázquez también toma decisiones drásticas. Recientemente, cesaba  de manera fulminante al hasta ahora director gerente de Renfe Mercancías, Antonio Aguilar, para poner al frente de esta división a un histórico de la compañía, como es Abelardo Carrillo, antiguo responsable de los Servicios de Cercanías y Largo Recorrido del operador ferroviario. Las razones económicas parecen haber primado en este despido. En el primer semestre del año los ingresos en el transporte de mercancías se redujeron un 11,6%, lo que se ha traducido en pérdidas para este segmento de actividad de casi 21 millones de euros.

Tan solo una cuestión muy básica, sin entrar a valorar este tipo de decisiones empresariales: ¿para cuándo ese proyecto de potenciar el transporte de mercancías por ferrocarril mientras se cierran líneas de viajeros indiscriminadamente? ¿Existe algún pacto con la Confederación Española de Transporte de Mercancías?