Menú Portada
El grupo redujo sus pérdidas un 78,7% entre enero y octubre del presente año

Renfe “celebra” la recuperación de sus cuentas llevando a sus empleados del trabajo a casa y de casa al trabajo a través de un servicio de taxis de 33.000 euros

Diciembre 23, 2015

La Dirección General de Renfe Viajeros S.A.U. ha sacado a concurso la contratación del “servicio de desplazamiento para el transporte de personal con origen y destino en estaciones de la Comunidad Autónoma de Madrid”

pablo vazquez

La Red Nacional de Ferrocarriles Españoles atraviesa un momento dulce. No precisamente por el buen funcionamiento de sus convoyes o por el éxito de sus paquetes de viajes navideños o por las reservas que para estas fechas suelen desbordar su web. El motivo de la tranquilidad que se respira en Renfe emana de otra faceta totalmente diferente: la condescendencia y la libertad de movimientos que tiene la entidad pública empresarial en España.

Por un lado, su condición de intocable e inexpugnable ante la Justicia. Solo así se entiende que el incidente ferroviario del barrio compostelano de Angrois del pasado 25 de julio de 2013, que acabó con la vida de 81 personas se haya saldado sin ningún procesado más que el maquinista. A Renfe solo le ha tocado revisar el sistema de seguridad así como instalar unas cuantas balizas y paneles de aviso. Ninguna responsabilidad se ha depurado en la institución de la que dependen las vías de ferrocarriles en España.

Pero es que Renfe tiene esa facilidad para no ser juzgada. Una capacidad para realizar cualquier tipo de gestión que, por poco ética que sea, jamás será cuestionada. La Dirección General de Renfe Viajeros S.A.U. ha sacado a concurso la contratación del “servicio de desplazamiento para el transporte de personal con origen y destino en estaciones de la Comunidad Autónoma de Madrid”.

Servicios de taxi

Según la clasificación del contrato, este se encuadra en servicios de taxi, transporte no regular de pasajeros y alquiler de vehículos para el transporte de pasajeros con conductor. Esto es, Renfe pondrá un taxi desde la puerta de la casa de sus empleados hasta las estaciones ferroviarias de la comunidad madrileña. Una prebenda desmedida que le costará a la entidad pública empresarial unos 33.000 euros durante el próximo año.

Quizás los últimos resultados de Renfe, hayan llevado a la entidad a tirar la casa por la ventana. Los últimos datos avalan la recuperación de la red. El grupo Renfe redujo sus pérdidas un 78,7% entre enero y octubre del presente año hasta situarlas en 34,02 millones de euros. En el mismo período del año anterior, Renfe acumulaba 159,5 millones en pérdidas. Esta subsanación de los números rojos se produjo de forma paralela a la consecución de mayores ingresos que alcanzaron lo 2.545 millones de euros, frente a los 2.484 de 2014.

Como dijo el romántico francés Alfred de Musset, “lo realmente importante no es llegar a la cima; sino saber mantenerse en ella”. Renfe está fracasando absolutamente en la segunda premisa cuando todavía no ha conseguido la primera.

Doinel Castro