Menú Portada
Acuerdo del Consejo de Administración

Renfe aprueba su segregación en cuatro sociedades anónimas

Junio 28, 2013
pq_936_julio_gomez_pomar.jpg

Renfe ha puesto en marcha su proceso de segregación en cuatro sociedades anónimas, que penderán de la matriz a modo de ´holding´ y que asumirán los distintos negocios de la compañía su parte correspondiente de la deuda de 5.000 millones de euros que soporta actualmente la operadora.
El proyecto de división se ha aprobado por el consejo de administración de la operadora, según informó la empresa. Está previsto que el Consejo de Ministros lo ratifique a mediados del próximo mes de julio.
Con esta operación, Renfe busca prepararse la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren, que arranca el próximo 31 de julio, e impulsar la entrada de nuevos operadores alquilando parte de su parque de trenes.
En virtud del proyecto aprobado por la compañía que preside Julio Gómez-Pomar, Renfe quedará como una matriz de la que penderán cuatro nuevas sociedades anónimas.
Tres de ellas ´heredarán´ cada uno de los negocios que actualmente desarrolla la compañía, el transporte de viajeros, el transporte de mercancía y la actividad industrial de talleres. La cuarta entidad, Renfe Alquiler de Material Ferroviario (AMF), abordará un nuevo negocio, el del alquiler a los eventuales nuevos operadores ferroviarios privados de su material excedentario, esto es, de los trenes que actualmente no utiliza.
La compañía contará con 51 trenes para el transporte de viajeros, 19 de ellos AVE y otros doce capaces de circular por vías AVE y convencionales. Además, dispondrá de dos composiciones de coches Talgo, 49 locomotoras (37 eléctricas y doce diésel), y 1.173 vagones para transporte de distinto tipo de carga y mercancías. Renfe prevé ganar 6 millones de euros este año con el alquiler de este material, y duplicar este beneficio en 2014, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.

Renfe viajeros vale 2.400 millones

En cuanto a las otras tres compañías, Renfe Viajeros nace con un valor de 2.386 millones de euros, y dedicada a transporte viajeros en tren, tanto nacional como internacional. Prevé rozar ingresos de 2.000 millones de euros en el ejercicio 2014 y los casi 3.000 millones en el horizonte de 2020. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se estima en 227 millones para 2014 y en más de 500 millones para finales de la década.
Renfe Mercancías, de su lado, se constituirá con un valor de 377 millones de euros y con la previsión de seguir en ´números rojos´ (de 56,5 millones) hasta al menos 2014.
De su lado, Renfe Fabricación y Mantenimiento, que integrará el negocio industrial de la operadora y su red de talleres, se valora en 185 millones y calcula volver en 2014 a números negros, con un Ebitda de 39,3 millones.
En un comunicado, la compañía explicó que la matriz Renfe “definirá la política y la estrategia de negocio del grupo y buscará una gestión eficiente, centrada en funciones corporativas”. Cada una de estas cuatro nuevas sociedades asumirá su correspondiente deuda y trabajadores. Además contarán con un consejo de administración conformado por entre tres y nueve consejeros. También tendrán su propia actividad comercial, de producción y de recursos humanos.
Renfe pone en marcha este proceso de reestructuración en tanto está pendiente de concretar los términos del expediente de regulación de empleo (ERE) “universal y voluntario” que planteará a su plantilla, que actualmente integran 14.860 empleados.