Menú Portada
Un 10% de mujeres en plantilla

Renfe aprueba su primer Plan de Igualdad

Febrero 11, 2014
pq__renfe.jpg

Renfe ha aprobado su primer Plan de Igualdad con el fin de “garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres” en una plantilla “mayoritariamente masculina”, en la que los hombres suponen un 90,2% del total frente al 9,8% de las mujeres, según indica el propio plan.

Pese a este reparto porcentual, el plan, en su diagnóstico sobre la situación actual, rechaza que la normativa laboral de Renfe contenga “preceptos discriminatorios o que generen algún tipo de desigualdad” y, por contra, asegura que las medidas que recoge “se encuadran dentro de la ley”.

No obstante, señala que existe “segregación ocupacional entre las mujeres tanto horizontal (concentraciones en ciertos grupos profesionales) como vertical (baja representación en puestos de responsabilidad y dirección”. En concreto, el plan parte de una situación en la que el personal de Renfe es “mayoritariamente masculino”, presenta un “alto envejecimiento”, con una media de edad de 50 años, y suma una antigüedad media de 27,9 años en la empresa.En este contexto, el Plan de Igualdad de Renfe, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), constituye la “expresión” de la “voluntad” de la operadora y de los representantes de sus trabajadores “dirigida a la consecución de una igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres”.

Para ello, el plan se marca como “principales objetivos” garantizar procesos de selección y promoción “en igualdad, que eviten la segregación”; que las contrataciones se basen en criterios de “igualdad, mérito y capacidad”, que “las mujeres y hombres de la empresa tengan una representación equilibrada en grupos profesionales, ocupaciones y estructura directiva”, que el sistema retributivo no genere discriminaciones, y conseguir una “mejor conciliación de la vida laboral, personal y familiar de mujeres y hombres”.

Sistema retributivo sin discriminaciones

Para alcanzar estos fines, el plan compendia una serie de acciones entre las que figuran medidas para “incidir” en un sistema retributivo que no genere discriminaciones o “propiciar o avanzar en la aplicación de medidas de conciliación”. También incluye programas de formación sobre igualdad y campañas de sensibilización sobre la conciliación y la violencia de género.

El plan cuenta con una vigencia de cuatro años y contará con una Comisión de Seguimiento encargada de interpretar el contenido del propio plan y “evaluar el grado de cumplimiento del mismo, de los objetivos marcados y de las acciones programadas”.

Por último, el Plan de Igualdad incluye una “declaración de compromiso” de Renfe con la igualdad de oportunidades, en la que la operadora asegura ser “consciente de la necesidad de continuar avanzando en las medidas desarrolladas en la materia en los últimos años” y expresa su voluntad de “desarrollar políticas que integren la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres, y fomentar medidas para conseguir la igualdad real en la empresa”.