Menú Portada

Renault quiere volver a revolucionar el mercado automovilístico y trabaja en el primer coche eléctrico de menos de 10.000 euros

Diciembre 16, 2016
twingo-ze

Pocos entienden el mercado automovilístico como Renault, y quieren volver a darle una vuelta de tuerca al introducir en el mercado un producto suma de sus tres últimas grandes apuestas: los coches ultrabaratos, los eléctricos y la presencia de Nissan en su grupo industrial.

Los gestores de la marca francesa supieron leer las corrientes impulsadas por los vehículos chinos y coreanos, y para frenar su empuje se sacó de la manga un producto que en Europa ya no existía. En 2004 los Dacia Logan sorprendieron a todos por unas calidades de construcción muy correctas, su sencillez de mantenimiento, la fácil reparación, y unos precios imbatibles. Nadie más se atrevió a tirar por esa vía con tanto ímpetu y el premio a la audacia es que todos los Dacia que llegaron después han sido un éxito. Pocas prestaciones, pocas exigencias, poco dinero, y mucha cuota de mercado. Tanto es así que se fabrican en nueve países y tienen casi una decena de modelos y versiones en su catálogo.

Un nuevo paso adelante

Los galos casi siempre llegan los primeros a muchas partes y el presidente de la compañía, Carlos Ghosn, dio otro paso adelante unos pocos años más tarde. Fue el primero en apostar por los coches puramente eléctricos sin apenas hacer caso a los tan de moda híbridos. No se puede decir que fuera un éxito a pesar de copar el 25% del mercado debido a que sus cálculos eran mucho más optimistas. Las nuevas regulaciones medioambientales les van a echar un capote y el crecimiento de esta gama, de momento limitada a cinco modelos, va a sufrir un seguro acelerón. De manera muy sucinta, sin apenas hacer ruido, se ha anunciado una suerte de Logan eléctrico. Incluido dentro del comunicado que presenta a Gilles Normand como vicepresidente de vehículos eléctricos han dejado caer que trabajan en un modelo que ponga el listón de su precio entre los 6.000 y 8.000 euros. Poco o nada más se sabe de prestaciones, autonomía o capacidad, pero todo indica que será una simplificación del actual Nissan Leaf con el estilo de diseño industrial de los Dacia. La filial nipona de Renault comercializa el Venucia e30, que es como se conoce al Leaf en Asia, y les ha sido encomendado crear una evolución económica para el mercado chino, que después saltará al resto. El país más poblado del mundo tiene una cultura automovilística muy reducida y carecen de prejuicios, costumbres o rémoras del pasado. Son tremendamente prácticos y este modelo puede ser revolucionario para una de las zonas más contaminantes del planeta. El lejano oriente se está convirtiendo en la punta de lanza de la experimentación de modelos hasta el punto de que fue en la India donde en 2014 se presentó el Kwid. De este concept car con formas de SUV pequeño declararon estar trabajando en la posibilidad de que su propulsor fuera sustituido con cierta facilidad por uno 100% eléctrico.

MOVING
Renault Eolab

No hay fecha de salida al mercado de esta suerte de Twingo eléctrico, ni siquiera de sus formas. De lo que si hay pistas es de que el Zoe, un remedo de Renault Clio a baterías y modelo de referencia, acaba de ser actualizado en lo tocante a su autonomía. Los nuevos modelos ya son capaces de cubrir los 400 kms de distancia, no muy lejos de los referentes Tesla. Renault hierve por dentro en actividad y no sería su único lanzamiento. Baraja un híbrido enchufable para los que aún no confíen plenamente en los eléctricos puros basado en su prototipo Eolab. Este modelo es sumamente ligero, posee un índice aerodinámico propio de un Formula 1 y la idea es que sea adquirido por conductores que necesiten una autonomía que los eléctricos aún no sean capaces de garantizar.

Renault construyó su primer coche hace más de cien años y desde entonces ha sido una marca referente en el mercado, admirada por su innovación, y que ha sabido correr riesgos con apuestas audaces. Con esta jugada sigue dando pasos por delante del resto de la industria europea en este sentido, y el sentido está claro e inevitable: ir abandonando paulatinamente los combustibles fósiles. La marca francesa acelera.

José M. Zapico

@VirutasF1