Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

Regalo de Ángel María Villar a Florentino Pérez: Socios y simpatizantes del Real Madrid pueden adquirir prioritariamente todas las entradas del España-Italia del próximo 2 septiembre

Julio 11, 2017
España Santiago Bernabeu

Casi cinco años después del último partido oficial en Madrid (16 de octubre de 2012, clasificación del Mundial de Brasil, contra Francia en el Vicente Calderón), la Selección Española de Fútbol vuelve a la capital de España a disputar el partido trascendental que marcará su clasificación para el Mundial de Rusia de 2018 y que le enfrentará a Italia. A pesar de la disposición de Madrid y de todos sus Clubes e instituciones para ceder sus instalaciones, la Federación Española de Fútbol de Ángel María Villar parece no tener entre sus preferencias Madrid. En estos tres años y medio tan sólo hay que añadir dos partidos amistosos: el 7 de junio de 2016 contra Georgia en el Estadio Alfonso Pérez de Getafe y el 5 de marzo de 2014 otro amistoso en este caso en el Vicente Calderón contra Italia. Si ver un partido del combinado español de fútbol en Madrid es raro, lo es más verlo en el Santiago Bernabéu. El último encuentro oficial data de ocho años y medio atrás, el 28 de marzo de 2009, un partido de clasificación para el Mundial del Sudáfrica contra Turquía, y el último amistoso el 9 de febrero de 2011 contra Colombia.

Con todo ello, cuando se conoció que el España-Italia se iba a jugar en el Santiago Bernabéu, con un aforo de 81.000 espectadores, fueron muchos los que vieron una oportunidad única para poder ver a la Selección Española, más cuando los precios son más que asequibles: 10 euros las entradas más baratas y 60 euros las más caras, en Tribuna Lateral. Pero el sueño de ver este partido se ha roto para muchos. Los socios del club presidido por Florentino Pérez y también los poseedores del carnet madridista (carnet de simpatizante que cuesta 30 euros al año), tendrán el privilegio de comprar las entradas antes e, incluso, completar el aforo.

Un partido privado para los madridistas

La Federación Española de Fútbol, en una decisión difícil de entender por muchos, ha establecido una fecha preferencial para que socios y poseedores del carnet madridista puedan comprar con anterioridad las entradas. En concreto, los socios serán los primeros en poder hacerlo, a partir de las 11:00 horas del día 21 de julio y hasta las 00:00 horas del 22 de julio. Los poseedores del carnet madridista serán los siguientes, desde las 11:00 horas del día 23 de julio. El resto del público, podrá adquirir entradas a partir de las 11:00 horas del 24 de julio y hasta 2 horas antes del partido, si es que queda alguna.

Si tenemos en cuenta que el número de socios (con o sin abono), superan los 100.000 y que de los más de 650.000 carnets madridistas emitidos, se calcula que habrá otros más de 150.000 activos en Madrid y sus alrededores, la demanda de este colectivo multiplica ya por más de tres la oferta de entradas disponibles. Lo más probable es que si quedan algunas entradas serán sueltas y en los peores lugares, lo que puede convertir esta oportunidad única para ver a la Selección Española en un “partido privado” para socios y simpatizantes madridistas.

La práctica es habitual, pero con matices

En Extraconfidencial.com hemos querido saber de primera mano si esta práctica se repetía asiduamente o era propia de este partido. Fuentes de la Federación Española de Fútbol aseguran a este diario que es el procedimiento habitual en todos los partidos de la Selección Española, oficiales o amistosos: los socios del equipo que juegue en ese estadio tienen siempre un par de días para comprar las entradas antes que el público en general. Esto sucede cuando el Estadio está asociado a un equipo. Si no fuera así (como en La Cartuja, por ejemplo), la venta de entradas sería, en principio, para el público en general directamente.

Si comprobamos lo sucedido en el partido de la selección española en la Nueva Condomina ante Colombia, vemos que los socios del Real Murcia tenían preferencia, aunque con un matiz: según se explica en la nota, la venta de entradas online era para el público en general y se abría el 25 de mayo, mientras que la presencial se iniciaba el 1 de junio y es en esa fecha donde los socios del Murcia tenían prioridad. Retrotrayéndonos años atrás, encontramos un ejemplo de octubre de 2012 que ha circulado en las últimas horas por la red: España se enfrentaba a Francia en un partido valedero para la clasificación del Mundial de Brasil de 2014. La sede, el Vicente Calderón. En esa ocasión, primero se abría la venta online para el público en general y, días después, se abría la presencial en taquilla, donde el socio del Atlético sí que tenía prioridad.

En conclusión, esta es la diferencia: para el partido de España ante Italia del Bernabéu, los socios del Real Madrid tienen prioridad desde el primer día en la venta online y en los demás partidos los socios del equipo que jugase en ese estadio tenían prioridad únicamente en la venta de taquilla.

¿Demasiado barato?

Las quejas de los aficionados venían centradas en tres aspectos. El primero es el precio de las entradas (la más barata valdrá 10 euros): los indignados comparan esos precios con los habituales de la Selección y creen que es una facilidad para los socios madridistas. El segundo se refiere a la trascendencia del partido. No ven justo que para el partido más importante de los últimos tiempos no se tenga en cuenta a toda la afición por igual. Y el tercero gira en torno a la relación del Real Madrid con la Federación. La entidad presidida por Florentino Pérez se ha negado en varias ocasiones a ceder su Estadio para que se celebre la final de Copa (competición organizada por la Federación), y ahora recibe el premio de albergar el mejor partido. En resumen, un gran número de aficionados piensa que lo que quiere la Federación es que ese día haya, sobre todo, aficionados del Real Madrid.

Hay quien, incluso, piensa que todo forma parte de una estrategia para construir una suerte de encerrona a Piqué. Pero eso ya es otra -muy rebuscada-, historia. El fútbol podrá descansar, pero la polémica no. Lo que sí es, en todo caso, un guiño de Ángel María Villar a Florentino Pérez. ¿El principio de una nueva amistad?