Menú Portada
El Real Madrid se ha quedado a dos puntos de ser matemáticamente campeón de Liga y el Barça se juega la Champions mañana

Real Madrid y Barcelona, la historia interminable del “arriba y abajo”

Abril 28, 2008

El Real Madrid es virtual campeón de Liga por segundo año consecutivo. Está a dos puntos del objetivo, que llegarán el próximo domingo si gana en Pamplona, o si no lo hace también será campeón si el Villarreal no derrota al Getafe. El Barcelona ya no cuenta para ese objetivo. Los azulgranas se juegan toda la temporada a una carta mañana en Manchester, donde no puede perder tras el 0-0 del Camp Nou para acceder a la final de la Champions.

pq__R_Madrid_Campeon2007.jpg

Dos años le ha durado al Barcelona la segunda versión del Dream Team, porque el equipo de este año, el denominado de los “Cuatro fantásticos”, ha acabado como el del gran fiasco. Tirada literalmente la Liga –una victoria en los últimos nueve partidos lo explican todo-, despreciada la Copa, en estos momentos la Champions es un clavo ardiendo en el que sólo piensan los más optimistas, pero sin argumentos deportivos.

Pensar que el Barcelona puede ser campeón de Europa esta temporada es una quimera, que debe comenzar con no perder mañana en Manchester ante el United. Porque el 0-0 de la ida obliga a no perder y además a conseguir un gol para no tener que ir a la prórroga ni los penaltis. Esa es la situación de un equipo hecho a base de talonario que se ha hundido antes de dar lo que se espera de él.

Y lo peor es que no ha sido una cuestión deportiva la que ha conducido a la crisis sino la pésima gestión del club, con el presidente Joan Laporta interfiriendo en fichajes, bajas, renovaciones y demás temas técnicos que han acabado por desequilibrar el vestuario, convirtiéndolo en un polvorín a punto de estallar. La eliminación mañana dejará al equipo muy tocado y obligado a recuperar la segunda plaza de la que ya está a cuatro puntos.

Sea mañana cuando el equipo quede eliminado, o si pierde la final a mediados de mayo, la crisis es imparable. Ronaldinho, Deco, Edmilson, Etoo, Gudjonsen, Thuram, Silvinho, Rijkaard… el desfile va a ser largo. El problema es que si fueran los aficionados los que tomaran las decisiones los primeros en caer serían Laporta y Begiristain. Aunque para ello habrá que esperar a las elecciones de 2010, fecha de caducidad de un presidente que quiso traer renovación y lo que hizo fue adquirir los vicios del poder.

La otra cara: el Real Madrid

Por el contrario, al Real Madrid la travesía del desierto que se antojaba larga se ha quedado en nada. Dos ligas consecutivas le avalan. Y las dos, digan lo que digan, regaladas por su máximo rival. Igual estos éxitos impiden “sanear” el club y la plantilla y a la postre salen caras. Pero de momento que le quiten lo bailado.
La dicha no ha sido total porque el Real Madrid lo que tiró por la mala planificación del ahora ganador Schuster fue la Champions, y de paso la Copa. Los torneos que se comienzan a decidir en febrero, época a la que los equipos del alemán llegan sin resuello por el esfuerzo inicial. La eliminación europea estuvo muy cerca de costar una crisis en el seno del equipo blanco, pero finalmente sus malos resultados coincidieron con otros peores del Barcelona y las aguas turbulentas se amansaron enseguida.
Pero las dudas han quedado para la próxima temporada, en la que los aficionados van a exigir algo más en Europa. De todos los fichajes de esta temporada, más de la mitad no han funcionado. Y de los que han funcionado, las lesiones les han privado de muchos partidos, léase Pepe, Heinze y Robben. Otros parecen de ida y vuelta –como Saviola, Metzelder o Drenthe- . Ya se habla de nuevo de grandes fichajes.

El Madrid, como el Barcelona, devoran nombres, hombres y estrellas. Arriba y abajo. Los eternos rivales, condenados a convivir.