Menú Portada
Más del 50% del sistema financiero esta sometido a un proceso de reordenación

Rato sitúa en 20 el número de cajas tras la reordenación desde las 45 actuales

Abril 14, 2010

El presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, aseguró que el número de cajas se reducirá a menos de la mitad tras la reestructuración del sistema financiero y que podría situase en torno a 20 entidades al final del proceso.

pq_923_rodrigorato.jpg

Rato explicó que actualmente el 50% del sistema financiero está sometido a un proceso de reordenación y que en la primera fase del proceso quedarán unas 25 cajas, mientras que en una segunda fase el número quedará reducido a 20.

Durante la exposición, el recientemente nombrado presidente de Caja Madrid ha explicado que las cajas de ahorro se encuentran en la primera de las tres fases de cambio del sistema, que se terminará de desarrollar a lo largo de 2010 y cuyas consecuencias se dejarán notar dentro de dos años. Esta fase se caracteriza por el debate y la puesta en marcha de herramientas y regulaciones (FROB, fondo de garantía de depósitos, LORCA) que están afectando a estas entidades financieras.

Rato cifra entre 25 y 28 el número de cajas de ahorro que se encuentran al final de esta fase, después de la que se pasará a un segundo estadio en el que cada entidad “tomará decisiones en función de sus resultados”, ha indicado. “Tanto la primera como la segunda fase tendrá importantes efectos sobre la competencia, el crédito y la acción social de las cajas”, ha advertido.

Para conseguir llegar a 2012, el ex ministro calcula que las entidades financieras necesitarán entre 80.000 y 150.000 millones de euros para adaptarse a la nueva regulación, si se sitúa las reservas sobre activos de riesgo (core capital) en el 8%.

Durante su intervención en unas jornadas financieras, Rato también señaló que el sistema financiero debe reestructurarse para reducir la sobrecapacidad que existe en este momento, pero que el riesgo de no hacer nada “no está en el hoy”, sino en el futuro.

En este sentido, indicó que el gran riesgo es que el crédito no pueda crecer cuando la economía comience a recuperarse. “El riesgo es que la economía intenta tirar pero no haya gasolina en los surtidores”, añadió.