Menú Portada
El presidente blanco continúa esta semana su "maratón" por medios de comunicación y actos públicos para lavar su imagen

Ramón Calderón, a seis días de su “Waterloo”

Noviembre 30, 2008

Ramón Calderón, presidente del Real Madrid, inicia hoy su semana más decisiva al frente del club. El próximo domingo 7 de diciembre, en pleno puente de la Constitución, ha convoca a la asamblea de compromisarios de la entidad, obligado por los estatutos. Presentará unas cuentas que venderá como maravillosas, pero que esconden una excelente ingeniería contable. La oposición las ha estudiado y pedirá su no aprobación a los socios. Ramón calderón está a seis días de su particular “Waterloo”.

pq__ramon_tapa-cara.jpg

En un fin de semana de cuatro días que dejará la capital desierta. Ese ha sido el mejor momento que ha encontrado Ramón calderón y su junta para rendir cuentas a sus socios. Nada de luz y taquígrafos. Mientras menos acudan, mejor. Y que sea una cosa ligerita para que los que nunca leen nada –la mayoría-, no se dejen convencer por los que tomen la palabra porque sí han hecho los deberes. Y descubierto los artificios.
Y es que primero se especuló con que la junta buscaba una excusa legal para no tener que celebrar la asamblea, y al no encontrarla, decidieron posponerla al máximo en espera de que el equipo estuviera en un buen momento deportivo que suavizara las críticas. Al fin y a la postre al socio lo único que le importa es que su equipo gane, no que las cuentas sean un desastre o que la sociedad se aboque a convertirse en sociedad anónima. Pero hasta eso le ha salido mal a Calderón. Tras el ridículo del sábado en Getafe (3-1), la mala imagen europea, la eliminación copera y, sobre todo, la sensación de poderío que ofrece el eterno rival –el Barça ya está a seis puntos-, no habrá un solo compromisario que apoye la gestión de Ramón Calderón por el tema deportivo.

Moción de censura y prensa amiga

Esas y no otras son las razones por las que Calderón ha llevado la asamblea a una fecha en la que de los 2.000 compromisarios lo normal es que no vayan más de 600. Y la junta se ha preocupado que ese grupo de unos 500 que sí le son favorables se queden en Madrid para ayudarle a aprobar las cuentas. Claro, que la oposición se ha movilizado de igual manera ante la falta de talante democrático mostrada por la directiva. Están seguros que entre tanto oscurantismo hay cosas raras. Teme, luego algo debe. Y en esas se pretende que haya asistencia crítica, para escuchar en persona la solicitud de moción de censura. Recordemos que en el Real Madrid los estatutos dicen que la moción la deben pedir al menos 200 compromisarios, y para que salga adelante votarla afirmativamente 1.001 compromisarios. Desde el domingo esa será la labor de los que quieren que Calderón deje la presidencia lo antes posible.
Y como eso se sabe desde hace tiempo, los que quieren que Ramón Calderón agote su mandato se han movilizado para que el domingo no pase nada. Y si pasa, dejar descolocado al que se supone está detrás de la supuesta campaña de desprestigio: Florentino Pérez. Las únicas pruebas son las que inventa Calderón, que desde julio de 2006 está temiendo que FP le mande al averno. Como finalmente sucederá.
En este puzle cogido con alfileres en cuanto una pieza falle todo el tablero se va al garete. Y esta semana toca echar pegamento. Ayer leíamos una noticia aparentemente liviana, pero con una carga tremenda: “Florentino Pérez y Juan Villalonga se reúnen cerca del Bernabéu”. El ex presidente de Telefónica se postuló como futuro candidato hace un mes. Villalonga es rechazado de plano por el 99 por ciento de los socios del Real Madrid y quienes lo saben lo quieren relacionar con Florentino para quitar predicamento al ex presidente. Para los que lo quieran oír: Villalonga, antes de anunciar su intención de acudir a las elecciones madridistas se lo anunció al propio FP y la respuesta de éste fue contundente: “Si tú te presentas, entonces me lo tendré que pensar yo también”. Ya se lo ha pensado. Por otro lado, Villalonga dio el paso cuando el hombre fuerte de su grupo, José María Aznar –primicia de El Periódico de Catalunya hace más de dos meses-, descubrió que por estatutos no puede acudir a las urnas ya que se necesitan diez años de antigüedad como socio y el sólo tiene cuatro. Como de momento no pueden cambiar los estatutos, han puesto otra cara al lobby.
Si la prensa amiga ya ha dado pasos de precampaña es que se temen que ésta se va a precipitar. A Calderón sólo le resta tratar de salvarla con la aprobación de las cuentas. Pero como éstas por sí mismas no lo van a hacer, es momento de salir hasta en Radio Taxi para contar lo bien que lo está haciendo y dar anuncios de grandes fichajes. Otra vez. Su problema es que ya nadie le cree tras tantas mentiras.

Las cuentas, un camelo

Acabemos con las cuentas que presenta para su aprobación el domingo. Su vicepresidente económico José Ignacio Rivero las presentó a la prensa hace una semana. Pero en lugar de convocar a todos los medio, sólo lo hizo ante dos agencias de noticias. Las explicaciones sobre la fantástica gestión de su junta no resistían una pregunta, por eso mejor no hacerlo ante un grupo numeroso de periodistas, alguno de los cuales podía llevar preparadas las dudas.
Rivero comenzó por magnificar el presupuesto diciendo que por primera vez en su historia llega a los 400 millones de euros. Primera incorrección. Esa cifra es la que espera alcanzar el club con los ingresos, el verdadero presupuesto es de 373.813.000 euros. A eso añadió que el resultado bruto del ejercicio cerrado a 30 de junio se elevó a 51,4 millones de euros, un 17,6 por ciento más que el correspondiente a la temporada anterior y que el beneficio consolidado neto del pasado ejercicio se situó en 35,3 millones, prácticamente el mismo que un año antes. Sí, según lo que entregan en la memoria económica, pero no explicó cómo lo han conseguido. Como tampoco explicó que los ingresos ordinarios fueron de 12,4 millones de euros, ¡trece millones menos que en 2007!
Añadió que no hay deuda bancaria y la mayor parte de la financiera existente es el importe pendiente de pago por las inversiones realizadas en jugadores, instalaciones y derechos. Otra verdad a medias. Resulta que el Real Madrid tiene varias inversiones avaladas por entidades bancarias por un importe de 47 millones de euros, y que al mismo tiempo ha pedido un crédito de otros 29 millones de euros, concedido por otro banco, aunque el día que se cerró la memoria aún no se había dispuesto de un solo euro. Pero el crédito existe.
Pero la verdadera lavada de imagen está en el cierre de las cuenta del ejercicio. En la Memoria, el Real Madrid ha incluido varias columnas comparativas en el cierre del presupuesto, de la que sólo una es válida, la que se debe entregar en el Registro Mercantil. Las demás son para justificarse ante sus socios. Según Rivero, los ingresos del club llegaron el pasado ejercicio a los 366 millones, seis más que lo presupuestado, gracias a las retransmisiones televisivas, y los niveles de audiencia, y los mayores ingresos ligados a los acuerdos comerciales firmados. Con respecto a la temporada anterior los ingresos aumentaron 16 millones gracias a lo abonado al club por los palcos y las zonas VIP del estadio Santiago Bernabéu, mientras que las primas por éxitos deportivos supusieron un gasto no presupuestado de 11 millones. Y en las verdades a medias tampoco dijo que en el apartado del márketing el Real Madrid, por segundo año consecutivo, ingresó menos dinero que el ejercicio anterior: ¡Diez millones menos de euros! Se ve que los Zidane, Ronaldo, Figo o Beckham sí tenían sentido empresarial.
Y la traca. El vicepresidente destacó que en las cuentas del pasado ejercicio se contabilizaron los ajustes que han permitido eliminar las tres salvedades incluidas en los informes de auditoría y que el club arrastraba de ejercicios anteriores y referidos a amortización anticipada, ingresos por opciones y gastos fiscales. Efectivamente, así es. Pero Hacienda no había dicho nada al respecto ni lo había reclamado. La venda antes de la herida. Pero, ¿para qué? Para enmascarar los verdaderos resultados de la campaña.
Dicen que eliminar la salvedad de la amortización ha aumentado el gasto en 21 millones, mientras que la fiscal y de opciones ha sido de 45 millones. Total, 66 millones de gastos inesperados, compensados con un ingreso extraordinario por el incremento de valor de jugadores de 76 millones de euros. Está claro que el papel lo soporta todo. Señor Rivero, ¿no es más cierto que 52,3 millones de esos gastos extraordinarios obedecen a un acta de inspección de Hacienda de los años 90, a gastos fiscales y a cobros anticipados de televisión y publicidad de ejercicios anteriores (Esquina del Bernabéu, TVE, Adidas)? O sea, que sólo unos quince millones de esos 66 que se señalan como fruto del “error contable” de la época de Florentino tienen esa justificación. En definitiva, que la corrección contable al Madrid le ha supuesto pagar más impuestos, pero a las cuentas de Ramón Calderón le ha significado dar beneficios de 51,4 millones en lugar de 11 millones de pérdidas.
En resumen, que igual el futuro presidente del Real Madrid tendrá que hacer también correcciones en estas cuentas y exigir responsabilidades si las hubiere a los actuales administradores. Ya saben que la junta está obligada a avalar con su patrimonio el 15 por ciento del presupuesto cuando en el ejercicio anterior hubo pérdidas. Ahí está la clave. Menos mal que ahí estaban los números del “maligno” Florentino para salvarles el culo. En lugar de denostarle, señor Calderón, debería hacerle un monumento en la Ciudad Deportiva a Florentino Pérez.