Menú Portada
Concepción Dancausa, delfín de Esperanza Aguirre, se perfila como sustituta de Alberto Ruíz Gallardon

Rajoy, traicionado: caza de brujas en Génova

Febrero 7, 2008

UGT denuncia al alcalde madrileño en la Inspección de Trabajo ante “el persistente incumplimiento de las medidas de seguridad en el Palacio de Cibeles”

pq__DANCAUSA.jpg

Es algo más que una batalla, es una guerra soterrada que se ha desplazado de la Casa de Correos, sede de la CAM, y del Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, hasta la sede del Partido Popular, en la calle Génova. Por mucho que le pese al líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, algunos pesos pesados –más por aportaciones económicas al partido que por influencia social-, se han decantado por el edil madrileño, Alberto Ruiz Gallardón. Él, se ha encargado de colocar sus peones en la sede del partido, lo mismo que la presidenta Esperanza Aguirre vuelve otra vez a ganar al situar a Concepción Dancausa, concejala de Familia y Asuntos Sociales en el Ayuntamiento de Madrid, y mujer de su absoluta confianza como probable sustituta de Gallardón, incluso por encima de Ana Botella, la preferida del alcalde. Dancausa, no lo olvidemos, ejerció en la anterior Legislatura como presidenta de la Asamblea de Madrid. Es el ojito derecho de la presidenta Aguirre. No se lo pierdan: la principal valedora de la concejala fue precisamente Ana Botella.

Los enemigos en casa

Pero eso es, como decíamos, una guerra que aún está abierta. Otro frente para Mariano Rajoy se mantiene abierto tras la filtración, desee su propio partido, a la Cadena SER de las negociaciones con el PSOE de cara a un posible debate entre él y el actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy no quiere saber nada de CRTVE pero si de Antena 3TV. Desde Ferraz se le ha acusado de deslealtad por el soplo. Nadie desde del PP lo ha desmentido, como tampoco que para un previsible cara a cara entre Pedro Solbes y Manuel Pizarro, número dos de las listas por Madrid del Partido Popular, se decantara por retrasmitirlo a través de la señal de Telemadrid, canal autonómico que con mano de hierro gobierna Esperanza Aguirre.
Ya lo anticipamos en su día: los servicios informativos del alcalde Madrid tienen mucha mano en la cadena de radio del Grupo PRISA. Mariano Rajoy, al margen de mítines y maitines, ha encargado a su fuerza pretoriana que localice e identifique a los delatores y que, de una vez por todas, ponga paz en el PP. Demasiados frentes abiertos: Madrid, Comunidad de Valencia, Andalucía… Ni los periodistas contratados en su día para “centralizar” al partido, lo han conseguido.

Denuncia por desprecio

Lo que algunos interpretan un éxito de Ruiz Gallardon resistiéndose a la derrota otros difunden, y no se cansan, noticias negativas. Ahora se enfrenta a una denuncia ante la Inspección de Trabajo por “el persistente incumplimiento de las medidas de seguridad en el Palacio de Cibeles y el grave riesgo para trabajadores y ciudadanos”. Lo que faltaba a Gallardon. Reproducimos íntegramente el escrito sindical: “El traslado al Palacio de Cibeles sigue trayendo cola, después de 6 inspecciones, la última efectuada el 28 de Enero, hemos podido comprobar que las medidas de seguridad en lo referente a evacuación en caso de incendio o emergencia siguen siendo manifiestamente insuficientes, poniendo en grave riesgo a los trabajadores/as allí destinados/as así como a los/as ciudadanos/as que se personen en esas Dependencias, incumpliendo gravemente la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Tenemos que recordar que es un edificio en obras, que por tanto, tiene más riesgo de sufrir incendios, ya que se está trabajando con maquinaria en altura, soldadura, productos tóxicos e inflamables, así como la cantidad ingente de escombros que se están generando, propiciando todo tipo de plagas, ya sean de cucarachas o ratas, que al tener levantado medio edificio campan a sus anchas por las tardes/noches, conforme han manifestado trabajadores/as de varias plantas. UGT  responsabiliza al Alcalde y considera que se está produciendo un “delito de riesgo”, tipificado en el art. 316 del Código Penal, ya que se infringen las normas de prevención, no facilitando los medios necesarios para que los/as trabajadores/as desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas, poniendo así en peligro grave su vida, salud o integridad física”.