Menú Portada

Raikkonen se retira del Mundial de Fórmula 1 y deja campo libre para que Alonso sea subcampeón… si es que corre

Noviembre 10, 2013

Saltó la sorpresa: Kimi Raikkonen, que estaba destinado a plantarle cara en los compases finales de la temporada a Fernando Alonso, se retira de la competición temporalmente y no correrá las dos carreras que quedan. Su mánager aduce un problema físico relacionado con una vieja lesión y se someterá a una operación quirúrgica esta misma semana. Esto ha acabado siendo una excusa perfecta para justificar lo que estaba siendo un rumor a voces en el paddock: que podría no acabar la temporada… pero por otras razones más mundanas.

Desde verano se viene hablando de que los impagos y la falta de liquidez atenazaban al antiguo equipo Renault, cosa que sus rectores han desmentido una y otra vez. Al final, fue el propio piloto el que salió a la palestra, quejoso de que sus emolumentos no aparecieran cada primero de mes en su cuenta bancaria. Muchos sospechan que esa y no otra es la principal razón por la que el finés abandona el barco con un justificante médico en la mano que avala la legalidad y moralidad de la jugada. Con el Campeonato ya adjudicado, con un coche que no recibe evoluciones desde julio, con una escudería aquejada de falta de liquidez y con Ferrari cerca, pero no fácilmente superables, el Campeón de 2007 decide someterse a una delicada operación de espalda con la aparente idea de llegar en la mejor forma posible al equipo italiano por el que ha fichado para 2014. Su mánager, Steve Robertson, ha declarado que últimamente sólo podía dormir con la ayuda de analgésicos y los especialistas consultados han recomendado que el piloto pase por el quirófano, algo que ocurrirá el próximo jueves en Salzburgo.

La quiniela de los sustitutos

Para sustituir a Kimi durante los Grandes Premios de EEUU y Brasil suenan muchos nombres pero sobre todo los de Nico Hulkenberg, que corre actualmente en Sauber y es público que no percibe su salario, y Davide Valsecchi, Campeón de la GP2 en 2012 y actual piloto suplente de Lotus. Éste último ha pilotado varias veces un F1, pero nunca ha disputado una carrera de la máxima categoría.

En lo deportivo, el automático y principal beneficiado de esta jugada es Fernando Alonso. A menos que Lewis Hamilton -hasta ahora tercero- gane las dos próximas carreras y el de Oviedo no puntúe en ninguna de ellas, el primer espada de Ferrari acabará siendo lo que es a día de hoy virtualmente, subcampeón. El problema es que un incidente en el GP de Abu Dhabi le tiene postrado y con su espalda tocada. Al salir de boxes en su última parada se emparejó con el galo Vergne y pisó con su F138 los límites del circuito. El golpe sufrido justo por debajo de su monoplaza registró un índice equivalente a 28G y tras la carrera el piloto fue tratado en un hospital de posibles lesiones cervicales. Lleva toda una semana padeciendo mareos y dolores, y en términos futbolísticos, “será duda para el domingo“. Lewis lo tiene un poco más cerca.

Alcanzar el segundo escalón de la tabla de pilotos no tiene aparejado ningún premio añadido, y a menos que en su contrato esté especificado que por ello reciba algún tipo de pago extra, no conseguirá más que la honrilla y el trofeo. Lo que si se llevan los pilotos, dependiendo de los acuerdos personales que tengan con sus escuderías, son los llamados “bonus” por puntos logrados. A mejor clasificación, más puntos, y gracias a ello más dinero. Si nada extraordinario ocurre, el asturiano correrá y conseguirá en Interlagos su cuarto subcampeonato del mundo. 

José M. Zapico/Virutas
@VirutasF1