Menú Portada
Posa en Interviú y lo enseña todo

Rafael Amargo se embolsa más de 30.000 euros por su desnudo

Noviembre 30, 2010

Si las fotografías llaman la atención, entrevista no es menos polémica. En ella, Rafa asegura haber sido educado en una cultura de libertad, en la que los armarios nunca han existido. Es algo que le persigue. Desde tiempos inmemorables, Amargo es señalado con el dedo por su condición sexual. Él no es claro. Juega, sin duda alguna, con una ambigüedad que llega a molestar.

pq_922_amargointerviu.jpg

Ha hecho historia. El bailarín Rafael Amargo ha sido el primer hombre en posar completamente desnudo para la revista ‘Interviú’. Sin tapujos ni complejos, el afamado andaluz muestra sus evidentes encantos en unas fotografías muy cuidadas, que dejan al descubierto sus imponentes medidas. Rafael no oculta, ni siquiera, su miembro viril que enseña directamente en una de las instantáneas. Acompleja, sobre todo porque semejante ilustración sorprende y hasta enrojece. Es, sin duda alguna, un magnífico trabajo del equipo que dirige Alberto Pozas y que se convertirá en referente para otros muchos famosos que, desde hace ya algún tiempo, barruntan la idea de enseñar su cuerpo sin vestiduras. No todos ganarán los treinta y cinco mil euros que ha percibido Amargo. Es un caso excepcional, quizás porque el primero siempre vende más. Hubiera sido mucho menos si Amargo únicamente hubiera mostrado su torso en unas cuidadas fotografías. De esta forma, su desnudo íntegro es comparable al de algunas damas que no tienen problemas en enseñar, incluso, su pubis.
Si las fotografías llaman la atención, entrevista no es menos polémica. En ella, Rafa asegura haber sido educado en una cultura de libertad, en la que los armarios nunca han existido. Es algo que le persigue. Desde tiempos inmemorables, Amargo es señalado con el dedo por su condición sexual. Él no es claro. Juega, sin duda alguna, con una ambigüedad que llega a molestar, sobre todo porque, a pesar de no tener problema en alzarse como portavoz y defensor de las libertades sexuales, no es capaz de posicionarse públicamente. Con lo fácil que resultaría que alguien como él, sin pelos en la lengua, explicara cuáles son sus verdaderos gustos. Quién sabe si de esa forma se entendería su matrimonio con la guapísima Yolanda Jiménez, con la que tuvo a su hijo León, y sus otros incontables líos de faldas. Ahora, desde ese Hong Kong que ha hecho suyo, Amargo hace caso omiso a los comentarios, es su mayoría positivos y ensalzadores, sobre un reportaje fotográfico que se recordará hasta la saciedad. Ha hecho bien en mostrarse tal y como es: “yo nací desnudo”, manifiesta. Qué grande.