Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Rafa Nadal: El extraterrestre más humano que conquistó el mundo, incluida Francia, con la cultura del esfuerzo

Junio 13, 2017
Nadal Roland Garros

Se podría decir que Rafa Nadal es el extraterrestre más humano. Es capaz de lograr hitos sobrenaturales y a la vez de experimentar problemas comunes al resto de mortales. Altos y bajos. Lo de este Roland Garros, no obstante, traspasa cualquier barrera. Incluso para él. Rafa ha viajado en el tiempo diez años atrás, cuando avasallaba sin piedad a sus rivales, cuando la única duda que se cernía sobre su figura era el número de torneos a los que llegaría. La respuesta, de momento -habrá más, seguro- es demoledora: 15 Grand Slam y 10 Roland Garros. Pero en este caso concreto, tiene más trascendencia el cómo que el qué. Nadal se plantaba en París después de tres años sin ganar un Grand Slam y lo que ha hecho es sencillamente increíble: no ha perdido un solo set en todo el torneo y ha aplastado a todos sus rivales. Cuando muchos se resignaban a no ver más triunfos suyos, él ha vuelto a colocarse en la cima.

Insisto en la idea: Rafa Nadal es el superhéroe más normal, el superhéroe sin poderes. Sus derrotas, sus tropiezos, sus malas rachas son las que le han hecho conectar con el público. Son sus fracasos los que ponen en valor sus gestas. Su capacidad de levantarse y seguir insistiendo una y otra vez. Es justamente ese espíritu de sacrificio, superación o como queramos llamarlo lo que le ha colocado como el deportista de élite más cercano al pueblo. Y es que sus victorias trascienden el mundo del deporte. Van mucho más allá. En días como el domingo, si uno se da una vuelta por las redes sociales, se encontrará mensajes similares provenientes de cualquier sector de la sociedad. Nadal encarna todos los valores del deporte, los que importan de verdad y estaban en el origen. Dejemos a un lado las estrategias, los recursos técnicos y las campañas de marketing inherentes a cualquier deportista. Lo que queda es competir, esforzarse y no rendirse nunca. Suena a obviedad y a libro de autoayuda de tanto que lo han repetido diferentes gurús, pero con Nadal estas palabras recobran su fuerza iniciática.

El mejor deportista español de la historia

Todo lo anteriormente descrito no resta ni un ápice de mérito a todo lo logrado por Rafa Nadal en su carrera deportiva. Todo lo contrario: le convierte en el mejor deportista español de la historia. No hay debate en torno a esto. Todos los demás están un escalón por debajo. Esto, por añadidura, hace de Nadal el mejor embajador para la denominada “marca España”. Con las victorias del tenista mallorquín el sentimiento de españolismo sufre un claro proceso de sublimación. Dejando a un lado ideologías, fobias y filias, cuando Rafa gana todos nos sentimos un poquito más orgullosos de haber nacido aquí. Y ojo, no hablamos de exaltación del nacionalismo ni de nada parecido. Es otra cosa muy diferente: el español de a pie se identifica con la forma de ganar de Rafa Nadal. El ciudadano medio, con la que está cayendo, prefiere pensar que hay otros caminos distintos a los que ve por la televisión para encontrar el éxito. Rafa es el mesías ante tanto mangante. La cultura del esfuerzo frente a la corruptela.

Hay quien aún seguirá afirmando que lo de Rafa es “solo físico y nada técnico”. Aquí dejamos el debate para otra ocasión. Sea como fuere, victorias como las de este Roland Garros no admiten lugar a la crítica. Son victorias incontestables.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99