Menú Portada
El fondo extraordinario de pago a proveedores se hizo cargo en 2012 de facturas por otros 120,3 millones

Radiotelevisión Valenciana ya estaba en situación de quiebra técnica a cierre de 2011 con unos fondos propios negativos que superaban los 1.217 millones de euros

Noviembre 6, 2013

A pesar de las recomendaciones, el Grupo RTVV optó por aplicar el principio de empresa en funcionamiento, entendiendo que “el apoyo financiero de la Generalitat junto con las medidas tomadas para reducir costes le permitirán atender sus deudas y liquidar sus activos en el curso normal de su actividad”
En ese ejercicio se destinaron 73,8 millones de euros, 20,8 millones más de lo previsto a gastos de personal, una desviación motivada por la inclusión de 800 trabajadores contratados por obra o servicio para la producción de programas
Entre otras partidas de gastos destacó la existencia de 112 directivos o el contrato de retransmisión de la Fórmula 1, formalizado en 2009 para los ejercicios 2010 a 2013 por 22 millones de euros más IVA

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


De la alegría a la desolación. Esto ocurrió este martes con los trabajadores de la Radiotelevisión Valenciana (RTVV) tras conocer la resolución del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) que declaraba nulo su ERE para más tarde recibir el anuncio de su cierre definitivo. Ayer por la mañana, 13 horas después del comunicado del inminente cese de actividades, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, compareció ante los medios de comunicación para explicar la que ha calificado como “la decisión más difícil” que ha tomado desde que accedió al cargo hace más de dos años. Fabra señaló que el cierre de RTVV es “innegociable” y justificó su decisión por el elevado coste que supondría mantener la televisión autonómica tras la decisión de la Justicia valenciana. “No voy a ser yo el que ponga 40 millones de euros para poder cumplir la sentencia del TSJ. Ante todo tenemos que mantener nuestros servicios básicos y no se va a cerrar ningún colegio, ni ningún hospital, ni vamos a dejar de atender a las personas más necesitadas para mantener RTVV” indicó.

Nuestro objetivo era tener una RTVV asumible dentro de esa nueva realidad, con mucho menos dinero, compatible con el mantenimiento de los derechos y los servicios de los valencianos“, explicó Fabra. “Por eso hicimos el ERE, sólo tras una reducción de tamaño podía ser sostenible. La sentencia que nos obliga a readmitir a casi mil trabajadores impide que podamos mantener los servicios básicos a los ciudadanos y no voy a ser yo el que ponga 40 millones de euros más para poder cumplir la sentencia“, insistió.

Mantener al moribundo a todo “coste”

Lo cierto es que la situación del Grupo RTVV era más que preocupante desde hace años con un cierre de ejercicio 2011 que la situaba en el peor de los escenarios posibles, el de la disolución. La desproporción de los ingresos y los gastos recogidos en la cuenta de pérdidas y ganancias dió lugar a que los fondos propios (aportaciones de los socios y beneficios generados por la empresa) del Grupo RTVV, a 31 de diciembre de 2011, presentaran un valor negativo de 1.217 millones de euros, y el balance reflejó un fondo de maniobra (recursos de largo plazo que una empresa tiene para financiar las necesidades operativas de corto plazo) negativo por un importe de 202 millones euros. Todo ello la hacía inviable y así la empresa concurría en una de las causas de disolución previstas en el artículo 363.1 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital, por haber incurrido en pérdidas que han reducido su patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social.

No obstante, el Grupo RTVV en la elaboración de las cuentas anuales aplicó el principio de empresa en funcionamiento, considerando “que el apoyo financiero de la Generalitat junto con las medidas tomadas para reducir costes le permitirán atender sus deudas y liquidar sus activos en el curso normal de su actividad”. Pero no fue sólo el apoyo de la Generalitat Valenciana, sino también del Estado, ya que estando las cuentas valencianas en un estado calamitoso, Valencia fue la primera región en adherirse al Fondo de Rescate del Estado en julio de 2012. De hecho RTVV se incluyó en el mecanismo extraordinario de financiación para el pago a los proveedores de las comunidades autónomas abonando facturas por un importe superior a 120,3 millones de euros.

De aquellos barros, estos lodos

¿Cómo se llega a acumular más de 1.200 millones de euros en pérdidas? Año tras año, las decisiones financieras y no financieras no pueden calificarse de otra forma que nefastas, y fuera de cualquier criterio económico. Por ejemplo, el 20 de julio de 2009, en plena crisis, la Televisión Valenciana adquirió los derechos de retransmisión del campeonato de Fórmula 1 en territorio español y los derechos de emisión del mencionado campeonato para las temporadas 2010 a 2013, ambas inclusive. Este contrato, de forma no exclusiva, para el territorio de la Comunitat Valenciana, es decir los canales nacionales poseedores de los derechos emitían a la vez, costó 22 millones de euros más IVA. Caso parecido fue la retransmisión de derechos de la Champions League, los gastos devengados en 2011 se elevaron a 4,95 millones de euros, rescindiéndose este contrato en marzo de 2012.

Capítulo llamativo también fue el gasto de personal. Las dotaciones previstas para esta partida  de los presupuestos del grupo RTVV del ejercicio 2011 ascendieron a 53 millones de euros euros, mientras que los gastos contabilizados se elevaron a 73,8 millones. Esta desviación presupuestaria, de más de 20,8 millones de euros, que se repetía de forma continua año tras año, fue motivada por la inclusión de los gastos de personal contratado por obra o servicio para la producción de programas, más de 800 personas, a una teórica plantilla del grupo RTVV de 956 puestos de trabajo, en la se incluían 112 puestos de directivos. La gestión calamitosa ha llevado a que más de 1.770 trabajadores vayan a engrosar la lista de Paro, y de tirar el dinero en gastos superfluos, ahora se necesite hasta el último céntimo para cubrir los servicios más básicos.