Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Quique Setién, uno de los técnicos del momento: domador de fieras y adalid del esférico

Enero 3, 2017

El técnico cántabro medita si renovar o no con la U.D. Las Palmas

quique-setien

La U.D. Las Palmas recuerda, en parte, a las míticas selecciones balcánicas -Rumanía, Bulgaria- de antaño: equipos anárquicos, formados por un puñado de excelentes jugadores, de espíritu salvaje e impredecible. Pero existe una diferencia clave entre unos y otros: el equipo canario posee un orden, un equilibrio que las escuadras balcánicas no tenían. La disciplina, en este caso, tiene nombre y apellidos: Quique Setién. El entrenador cántabro llegó a Las Palmas en octubre de 2015 con un mensaje tan seductor como contundente: jugaremos bien al fútbol pero nos comportaremos como un equipo profesional de fútbol. No fue sencillo. El propio entrenador reconocía, al poco tiempo de llegar, que se había encontrado un vestuario “con unos comportamientos nada habituales en otros equipos”. El reto, pues, era doble: mejorar la imagen dentro y fuera del terreno de juego. Lo primero se consiguió casi al instante (aunque los resultados tardasen más en llegar). Lo segundo ha costado más.

Setién no teme a los jugadores problemáticos

Quizás sea uno de los puntos más loables de Quique como entrenador: prioriza la calidad en el verde sobre todo lo demás. Es decir, si tiene que seguir trayendo a jugadores -a priori- problemáticos pero que conjugan con su idea del fútbol, lo hará. De los problemas de conducta ya se encargará él. Quique no le teme a nadie. Así, ha sabido mezclar severidad y mano izquierda. Ha desechado a los futbolistas que menos le aportaban y ha intentado encauzar a los que consideraba importantes para el proyecto. Nauzet y Araujo (este último reincidente) protagonizaron el peor acto de indisciplina la temporada pasada. El primero se fue y el segundo (a pesar, ya digo, de seguir jugando con fuego) continúa en el equipo. Son decisiones que un entrenador debe tomar.

El pasado mercado estival llegaron al conjunto amarillo futbolistas con un amplio historial de desmanes. Sin ir más lejas, el fichaje estrella, Kevin Prince Boateng, se consideraba uno de los jugadores más peligrosos para el buen funcionamiento de cualquier vestuario. El futbolista oriundo de Alemania de ascendencia ghanesa sorprendió a todos aterrizando en Las Palmas con una humildad inaudita (no permitió a Valerón llevarle sus maletas). No ha habido actos graves en el ámbito extradeportivo por su parte y en el césped ha rendido a un gran nivel. Además, según reconocen sus propios compañeros, su implicación con el grupo es un hecho. Otro de los fichajes problemáticos, en cambio, sí que ha dado quebraderos de c

abeza: Marko Livaja se ha quedado fuera de alguna convocatoria por motivos disciplinarios. El croata ha terminado por someterse al régimen de Setién y ahora vuelve a jugar. Y esto podía no terminar aquí porque hasta hace pocos días se especulaba con la llegada de Jesé Rodríguez, un jugador al que se le ha achacado en varias ocasiones no estar centrado en el fútbol (música, noche, etc) además de un evidente exceso de vanidad. Si el jugador del PSG no ha venido ha sido por dinero, no por -aparentemente- otros motivos. Da la sensación de que a Setién le motivan este tipo de retos: “Dejádmelo a mí”.

Medita si renovar o no

Quique Setién ya adquirió fama de estandarte del fútbol de toque cuando entrenaba al Lugo. En la U.D. Las Palmas ha refrendado su condición de defensor del buen trato del esférico. Su equipo es el tercero (después de Barcelona y Real Madrid) que más circula el balón por el centro del campo. Su caché ha subido hasta tal punto que se le ha considerado (y en serio) para convertirse en seleccionador nacional después del adiós de Vicente del Bosque. Su nombre, además, también ha aparecido en algunas quinielas de futuribles del Barça.

Y es precisamente esta situación la que está encallando su renovación con Las Palmas. Las negociaciones ya han comenzado y, a pesar de que en principio las dos partes están por la labor, Setién se sabe en ventaja y por eso exige una serie de condiciones: más allá del aspecto económico (que también), pide que su equipo tenga una ciudad deportiva para entrenar y un total poder para decidir la confección de su plantilla. Con todo, parece que lo más probable es que renueve. De no ser así, será un caramelo jugoso para los grandes de La Liga.

Por el momento, sus hombres abren 2017 con un importante choque ante el Atlético de Madrid (estadio Insular, martes 3 de enero, 21:15 horas) correspondiente a la ida de los octavos de final de la Copa, competición a la que no van a hacer de menos

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99