Menú Portada
Se anuncian subidas del 30%

¿Quién ganará con la subida del arroz?

Abril 27, 2008

Empezamos una semana, corta, pero llena de referentes económicos: Paro, Inflación adelantada, pero antes hemos cerrado una semana en el que el arroz ha sido uno de los protagonistas, las restricciones de la mayor cadena de supermercados del mundo Wall Mart y el anuncio de las subidas inminentes ha abierto dos debates, el culpable de estas subidas y su beneficiario.

pq_505_ministra.jpg

La tonelada de arroz ha aumentado su precio desde los 380 dólares a casi 1.000 dólares en apenas cuatro meses. Esta subida junto a la del maiz y el trigo hace que los tres cereales, vitales para la alimentación, amenacen a miles de millones de personas. ¿Por que? ¿Quién se beneficia?. La noticia ha saltado, tras la restricción impuesta en Estados Unidos por las cadenas de Hipermercados Costco y Wall Mart, debido a que en los últimos días, muchos consumidores, especialmente empresas de hostelería habían hecho acopio de grandes cantidades del cereal. El culpable, para unos, el mayor consumo de este cereal en los países en desarrollo pero para otros, igual que pasó con el maíz, las subvenciones de los biocombustibles que ha hecho que sea más rentable para algunos agricultores destinar sus cosechas a la fabricación de biodiesel. Esto sucede en Estados Unidos, pero ¿en España?. De repente nos hemos encontrado con el anuncio de que una subida inminente del 30%. Hay que tener en cuenta que casi todo el consumo de arroz en España es de procedencia nacional, Valencia y Andalucía son grandes productores de arroz y parece que el agricultor que paga el gasoleo a precio record, no conseguirá un gran beneficio. En un sistema de distribución de la alimentación tan ineficiente como el español, muchos de los múltiples intermediarios irán engordando la cuenta, y estos, sin riesgo. Sólo hay que ver como las empresas lacteas están ahogando a los ganaderos, los cuales literalmente se comen las subidas de costes mientras. Este anuncio se asemeja mucho a las subidas de alimentos que anunciaron hace meses muchas empresas y que semanas después originó una investigación de competencia. ¿Por qué no actuar ahora?