Menú Portada
Las polémicas de este fin de semana han vuelto a poner en el disparadero al estamento, que sufre un acoso mediático insoportable

¿Quién defiende a los árbitros españoles?

Enero 27, 2008

Iturralde la ´cagó´ en el Sevilla-Osasuna. Alvarez Izquierdo pitó ´acojonado´ en el Madrid-Villarreal. Rubinos hizo otra de las suyas en el Murcia-Levante… Cabe preguntarse si algún árbitro de Primera pitó con la mente en blanco, limpia, sin recordar historias antiguas o sin obedecer más que a su conciencia. Los árbitros se quejan pero nadie les defiende. ¿Hasta cuándo?

pq__iturralde_ziganda.jpg

Esto ha llegado a una situación intolerable. La presión de los clubes y de sus medios de comunicación afines han llegado a un extremo en el que con ve la fortaleza de un equipo, los antecedentes con el árbitro asignado y el rival en cuestión, se puede saber si hay deudas antiguas que pagar o favores que devolver. La credibilidad de la competición está en entredicho. Nadie toma medidas, es más, quien debería hacerlo está tan entredicho como algunas actuaciones arbitrales.
Partido Sevilla-Osasuna. La prensa sevillista sacó esta semana una historieta según la cual uno de los miembros del comité de designación arbitral, el malagueño López Nieto, habría reconocido que como al Sevilla le ‘robaron’ la Liga, luego le ‘regalaron’ la Copa la pasada temporada. El ex árbitro, reconocido anti sevillista por el Nervión, echaba así leña al arbitraje de Iturralde en el Pizjuán con motivo de la visita del Osasuna. Porque Iturralde fue el árbitro que según la prensa ‘robó’ la Liga al Sevilla al no pitar dos penaltis a su favor en el partido de la pasada temporada Mallorca-Sevilla (0-0) en la jornada 37, lo que le privó del liderato a una jornada del final de la Liga.
Antonio López Nieto, en lugar de arremeter contra los medios que publicaron sus declaraciones, por si no eran ciertas o estaban sacadas de contexto, llamó indignado a la Federación para saber quién había sido el “hijo de puta que ha hecho llegar el recorte de prensa a la Federación”. Vamos, como si en los tiempos que corren las cosas pudieran quedar impunes tras ser publicadas.
Contada la anécdota, volvemos al Sevilla-Osasuna. 2-1 para los andaluces, con penalti inventado por Iturralde en la prolongación del partido que dio la victoria al Sevilla, y Osasuna que acabó con nueve hombres debido a las 11 tarjetas que les sacó el vasco. Escándalo servido. Si lo vieron por televisión, no hay que contarles nada. Diez de las once tarjetas fueron justas; la undécima, la que dio lugar al penalti y la expulsión de Javi García, se la inventó. Y minutos antes Iturralde no señaló un penalti clarísimo de Mosquera a Vela a escasos metros de él. Ahora, simplemente lean tres breves extractos, uno de Madrid, otro de Pamplona y un último de Sevilla.

Tres ejemplos de los medios

AS: “Iturralde González es un atentado para el fútbol. El personaje le robó la Liga al Sevilla el año pasado en el último encuentro liguero, ocultando dos penaltis clarísimos del Mallorca, y, aún con la conciencia hirviendo, saldó la deuda pendiente. En el tiempo de descuento, sólo él vio mano voluntaria de Javi García cuando caía entre las piernas de Chevantón. Increíble. Como en Mallorca, actuó con intención, desvirtuando la justicia del juego. Lamentable”. Supongo que Iturralde entregará el periódico a sus abogados.
Diario de Navarra: “Vaya atraco. Durante toda la semana han estado cargando contra Iturrale González. Le dijeron de todo, y acabó sucumbiendo. Bañó en tarjetas amarillas a Osasuna, mientras el Sevilla -tan bronco como en sus mejores tiempos- pasó de rositas, y encima fue premiado. Primero en diferentes acciones que quedaron minimizadas, después con el penalti que decidió el partido. Iturralde se acoquinó, y dio la victoria al Sevilla. Sin paliativos. Una vergüenza”.
El Desmarque: “Ganar como sea. De penalti injusto y en el último minuto”. Sin comentarios. El ‘todovale’ aunque sea un atentado a la deportividad.
La pregunta es, ¿quién defiende a los árbitros? La respuesta es muy clara. Nadie. Estamos en período pre electoral en el mundo del fútbol. Los votos cuentan, los de los clubes de fútbol cuentan mucho. Los de los árbitros, no tanto porque son menos y quien les manda es de la maquinaria del poder, que se supone que lo controlará todo.
Hace nueve meses el consejero delegado del Betis culpó a Villar tratar de hundir a su equipo en Segunda porque no le apoyaba en la RFEF. Dijo literalmente le robaban los partidos. No pasó nada. Pocos meses antes el director deportivo del Real Madrid hizo lo propio y el expediente quedó en nada, pero sacó lo que pretendía. Como Schuster este año cuando se quejó del arbitraje de Alvarez Izquierdo en el Pizjuán (2-0). Dijo que era un árbitro ´catalán´ y se quedó tan ancho. Se le abrió expediente y ahí sigue, abierto. También era catalán cuando le ´regaló´ el triunfo en el Madrid-Almería un mes antes. El Madrid no ha vuelto a perder desde aquel día.
Va a resultar que quien se queja saca tajada. Con los medios de comunicación como estilete, la indefensión de los árbitros es total. Y parece que están rendidos.