Menú Portada

¿Qué tendrá el verano?

Julio 28, 2013

Para que cada dos por tres nos dé un disgusto. Y es cierto, que algunas veces es el Tiempo, el responsable. Ninguno olvidamos las Riadas que tantas vidas costaron en los albores de los años 80 en el País Vasco o el maldito Camping de Biescas, que se llevó por delante 87 personas, pero otras veces ha sido las imprudencias del ser humano las que nos han costado muy caras, como el incendio de la barbacoa de Guadalajara, donde murieron once bomberos, el espantoso accidente de Spanair del 2008 y la desgracia más reciente, la escabechina, porque no tiene otro nombre, del tren cargado de Peregrinos camino de Santiago, que no pudo frenar ni la mano del Apóstol. Nada podemos hacer por los fallecidos, ni paliara el dolor de las familias, solo nos queda unirnos a su tristeza, y seguir demostrando la solidaridad a raudales, con colas infinitas para donar sangre.

Hasta el tiempo se ha querido unir en las últimas horas al pueblo gallego luciendo crespón negro en sus cielos cubiertos de nubes y de una fina lluvia que se calaba en los huesos de los allí presentes. La borrasca que no había aparecido en todo el mes de Julio se ha unido a este sentimiento de consternación e hasta las temperaturas se han vuelto otoñales, con 13 grados de mínima de Santiago.

Lunes 29 de julio y estamos “obligados” a recuperar la normalidad en nuestras vidas y también en este periodo estival. Toca de nuevo altas presiones, anticiclón, termómetros al alza y turno para las tormentas muy activas en el pirineo catalán. Sobre todo notaremos el ascenso por el oeste peninsular y el centro donde llevaban semanas con máximas por encima de los 35 grados. Todo un alivio para capitales como Cáceres o Badajoz, 28 grados de máxima o la propia capital. El sureste peninsular, alto Ebro y mediterráneo se van a seguir llevando la peor parte en cuanto al calor. En las Islas Baleares, además de los 36 grados deberán estar pendientes del viento reseco de poniente, que ha sido gasolina pura en Andratx, donde se han calcinado dos mil hectáreas. Que bien les vendrían las nubes y las lluvias aunque tímidas que se verán en el noroeste.

“Amar a alguien es decirle: tu no morirás jamás”