Menú Portada
El gobierno griego pone a la venta el palacio de Tatoi donde se encuentran las tumbas de todos los reyes y miembros de la familia real helena

¿Qué será de las tumbas de los padres de la reina Sofía, los ex reyes Pablo y Federica?

Septiembre 30, 2012

 

pq_927_tumba-rey-pablo.jpg

La noticia de la puesta a la venta del palacio de Tatoi por parte del gobierno griego, que necesita ingresos a cualquier costo, ha debido de caer como un jarro de agua fría tanto en el ánimo del ex rey Constantino de Grecia como en el de la reina doña Sofía, tan apegada a su Grecia natal y a sus felices años de infancia en el en otro tiempo hermoso Tatoi que, caído ahora en un descuido y en un abandono totales, se vende ahora al mejor postor.

Pero esta no es la única venta de edificios públicos por parte de las autoridades griegas, que ya han puesto a la venta su consulado en Londres y otros notables edificios en ciudades como Belgrado y Nicosia. Una situación sin duda muy dolorosa tanto para doña Sofía como para la familia real griega, que tras largos años de dura batalla para conseguir la restitución de ese palacio, tuvo que conformarse con una pobre indemnización de un 1% del valor de esta importante propiedad por parte del estado griego.

La puja del ex rey Constantino

Más grave aún es que el palacio sale a la venta con todo el conjunto de edificios anexos y, sobre todo, con su extenso parque en el cual se encuentran las tumbas de todos los reyes y miembros de la familia real griega. Tumbas que en muchos de los casos, como el de los padres de doña Sofía, los reyes Pablo y Federica, se encuentran a nivel de suelo esparcidas por el parque. Algunos apuntan a la posibilidad de que el ex rey Constantino pudiese readquirir la propiedad gracias al apoyo financiero de la familia de su nuera Marie Chantal Miller, o bien a través de un testaferro, pues ya tiempo atrás se habló del deseo de Constantino de adquirir a través de terceras personas la casa de Psychico donde nacieron él y doña Sofía.

Pero es poco probable que el gobierno griego permitiese que se produjese tamaña paradoja. En cualquier caso la pregunta es ¿qué será de las tumbas de los padres de doña Sofia, que en sus numerosas visitas a Grecia nunca ha dejado de visitar el lugar en el que reposan sus padres, y que durante su visita oficial a su país natal en 1998 solicitó a título privado llegarse hasta allí en compañía de don Juan Carlos para depositar unas coronas de flores?

La reconciliación en la familia real serbia

Fácil imaginarse cuál es el sentir de la reina española ante el próximo destino del nostálgico Tatoi, mientras que su hermano Constantino ha regresado recientemente de una estancia en Sudáfrica donde tomó parte en el encuentro del Round Square Conference, una institución con la que está muy comprometido, pronunciando un discurso que tituló “No existencia sin coexistencia”. La página web oficial de la casa real griega no hace mención alguna al triste presente y del posible futuro de Tatoi, pero la reina Ana María si ha manifestado: “Cuando pienso en mi hogar ese lugar es Tatoi, que es un palacio tan hermoso. Nuestra residencia en Londres nunca la contemplaremos como algo más que un hogar lejos del hogar”.        

Mientras tanto, y de forma sorprendente, en la cercana Serbia la familia real parece estar en alza y gozar de un prestigio cada vez mayor tanto entre la población como entre los estamentos de poder. El príncipe Alejandro, jefe de esa casa real y sobrino de doña Sofía, ha sabido labrarse bien el camino tras largos años de exilio y buena prueba de ello es que haya conseguido sanar algunas heridas con algunos miembros de su familia.

Y Zarzuela calla

Fruto de ello es la organización, el próximo 6 de octubre, de un gran funeral con ocasión de la repatriación a Serbia de los restos de su tío abuelo el príncipe regente Pablo, su esposa la princesa Olga de Grecia y su hijo el príncipe Nicolás, hasta ahora enterrados en Suiza. La ceremonia, orquestada con la pompa necesaria, reunirá allí a toda la familia real de Serbia, hasta ahora un tanto fracturada. Los féretros serán expuestos a la visión pública el día 5 en la catedral de San Miguel Arcángel de Belgrado, donde serán velados y se celebrará una liturgia dirigida por el Patriarca de Serbia. Al día siguiente tendrá lugar el funeral de estado en el mausoleo real de Oplenac, al que asistirán toda la realeza yugoslava, el presidente de Serbia y todo el gobierno, y algunos miembros de otras familias reales llegados de distintos lugares de Europa pues el príncipe Alejandro cuenta con el afecto de la reina Isabel de Inglaterra y con el respeto de muchos de sus regios primos.

Quizá esta sea una buena oportunidad para que doña Sofía pueda lamentarse de la triste venta de Tatoi en presencia de los suyos, pues ella compartió infancia y exilio en Sudáfrica con estos príncipes cuyos cuerpos retornan ahora a Belgrado, aunque su relación con los hijos de ellos, los príncipes Alejandro y Elisabeth (madre de la actriz norteamericana Catherine Oxenberg y ex esposa del padrastro de Isabel Sartorius), parece haberse enfriado en los últimos años por distintas razones entre las cuales podría estar el que no fuesen invitados a la boda de los príncipes de Asturias. Pero, como suele suceder en estas ocasiones, el palacio de la Zarzuela no informa por tratarse de un acto de índole privado.

Ricardo Mateos