Menú Portada
El club gallego que preside desde hace 19 años el popular Lendoiro camina hacia el abismo

¿Qué se esconde detrás del Deportivo?

Diciembre 2, 2007

Augusto César Lendoiro cumple 19 años al frente del Real Club Deportivo de La Coruña. Cuando lo cogió era una entidad deportiva de provincias sin mayores ambiciones. Bajo su mandato lo hizo campeón de Liga y se pegó con los grandes de Europa. Ahora, con una deuda de 130 millones de euros, se debate entre la huida hacia delante o el adiós a la época gloriosa.

pq_398_lendoiro.jpg

El equipo Superdepor de Lendoiro ha ido perdiendo fuelle, jugadores y hasta categoría. Hoy mismo lo pueden encontrar en puestos de descenso y la deuda oficial reconocida, que podría ser incluso mucho peor, supera los 130 millones. Hace tiempo que se puso en marcha una ampliación de capital de 60 millones de euros, pero no hay forma de cubrirla. Las instituciones, mientras esté al frente del popular Augusto César Lendoiro, no van a ayudar.
Se acabaron los tiempos de derroche en los que sin saber de dónde salía el dinero Lendoiro compraba primeras figuras mundiales. Hacienda siempre ha estado buscando y rebuscando, pero nunca hubo nada escandaloso. El Consejo Superior de Deportes ha pedido hasta la saciedad el listado de accionistas, pero la sensación es que siempre le han entregado la guía telefónica de La Coruña. Hermetismo absoluto.
Y mientras, Lendoiro protestando contras las instituciones gallegas y más contra las coruñesas, de tinte socialista en estos 19 años de su mandato. Siempre se quejó de que al Depor no se le recalificó nada, ni ciudades deportivas, ni estadios, ni terrenos adyacentes.

El plan de salvación, archivado

Hace cuatro años el Deportivo presentó un plan de salvación al Ayuntamiento: trasladar el estadio, que pasaría a ser de propiedad del club, hacia el interior de la ciudad a cambio de despejar la zona de Riazor para su recalificación. El consistorio dijo no. Riazor está encajonado. Hace meses el club modificó sus estatutos, que no permitían a ningún accionista poseer más del uno por ciento de los títulos. Quien ponga 34 millones será propietario de un club que ha presentado una ampliación de capital de 60 millones y apenas ha cubierto cuatro. El actual capital social antes de ampliar es de cinco millones, lo que con esa deuda reconocida de 130 millones no hay que ser de números para darse cuenta que el Deportivo está en quiebra técnica. Pero Lendoiro dice, no se sabe si con la boca pequeña, que “hay una deuda controlada de 130 millones y no hay peligro de que el club acuda a la Ley concursal“.
Con esa ruptura del tope accionarial del uno por ciento, que tuvo lugar en la Asamblea Extraordinaria celebrada el pasado 6 de junio, varios grupos inversores se han puesto en contacto con Augusto César Lendoiro. La desesperación es tal que Lendoiro habla del caso del Ciudad de Murcia, hoy Granada 74 por venta de la sociedad. En opinión de Lendoiro, Galicia no ha aprovechado los años gloriosos del Deportivo. No hay que ser muy listos para poner nombre y apellidos a quién sí se ha lucrado de este Depor que ahora paga los delirios de grandeza de sus afamados dirigentes.