Menú Portada
Mientras cada día es más cuestionado su liderazgo en el PSM

Que pregunten a Tomás Gómez sobre el concejal de Urbanismo cuando era alcalde de Parla

Abril 8, 2010

Quedan poco menos de cuatro meses para que se cumpla el tercer aniversario de la llegada de Tomás Gómez a la secretaría general del Partido Socialista de Madrid, y poco más de un año para las próximas elecciones autonómicas y municipales. En este entorno, el anterior regidor de Parla se siente cada día más presionado, no recorta el abismo de votos que le separa del Partido Popular y cada vez tiene más críticos dentro de sus propias filas.

pq_923_tomás-gómez.jpg

Por todo ello no le queda más que ataques desesperados, como afirmar que el Gürtel afecta a todas las consejerías de la Comunidad de Madrid y por añadidura a todo el Gobierno autonómico y por todo ello amenazar con solicitar a los tribunales la imputación de 45 altos cargos de la Comunidad de Madrid que aparecen en la parte del sumario.

Todo ello mientras como ha afirmado el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, toda la documentación sobre contrataciones pedida por las instancias judiciales de este caso ha sido ya remitida al juez.

Este gusto por “destapar” de Gómez contrasta con su pasado como regidor de la localidad de Parla, donde por ejemplo tuvo a sueldo a casi el 80% de los miembros de la Ejecutiva municipal del partido o que pasó con su concejal de urbanismo.

Mientras, el diario “El País” tituló ayer en la sección de Madrid a cinco columnas “Aguirre ignora el caso Gürtel”, justo el mismo día en el que todos los medios de comunicación se hacían eco del rechazo y condena contra la corrupción política que dirigió a sus compañeros de partido, durante su intervención en la Junta Directiva Regional del PP de Madrid.

Precisamente la intervención de Aguirre ante los dirigentes del partido fue abierta a todos los medios de comunicación y en ella destacó que “La corrupción, es decir, la utilización de los cargos públicos para el enriquecimiento personal, constituye una incalificable falta de lealtad hacia los compañeros, militantes, simpatizantes y votantes del partido que han depositado su confianza en ti”.

En este contexto remarcó que la responsabilidad política exige, “ante la aparición de alguna razonable duda acerca de la rectitud de la conducta de cualquier cargo público, el apartamiento de las funciones que hasta ese momento se venían ejerciendo”.

Todos los medios de forma unánime han destacado estas declaraciones en sus informaciones, menos,  el diario del Grupo Prisa.