Menú Portada
Otro caso denunciado ante la Justicia por presunta manipulación de votos, con cuatro imputados por el momento

¿Qué pasó en las elecciones de la Federación Tinerfeña de Fútbol que preside Juan Padrón?

Diciembre 18, 2008

Juan Antonio Padrón Morales, vicepresidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y mano derecha de Angel María Villar, tendrá que responder ante el juez de primera instancia de Santa Cruz de Tenerife por las presuntas irregularidades detectadas en las elecciones de la Federación Tinerfeña de Fútbol (FTF) del pasado mayo de 2006, en las que fue reelegido como presidente de dicha territorial. Votos duplicados, jugadores que juran no haber votado pero cuyos votos llegaron por correo, plantillas completas que votaron al mismo candidato, jugadores que votaron por dos clubes diferentes… un galimatías que deberá resolver la Justicia ordinaria. La deportiva, ni se entera.

pq__padron-la-opinion.jpg

Los hechos vienen de mayo de 2006, fecha en la que se celebraron las elecciones a la Federación Tinerfeña de Fútbol, presidida desde hace años por Juan Antonio Padrón Morales, vicepresidente de la Federación Española de Fútbol, y a la que acudió para la reelección, hecho que se produjo. Pero como las cosas no fueron muy claras, se interpuso una demanda e impugnación del proceso electoral. La trama que se trata de averiguar es si la candidatura de Padrón, en lugar de hacer una precampaña electoral en busca de votos, lo que presuntamente hizo fue la obtención de los votos directamente, sin que algunos de los votantes se enteraran tan siquiera.
Hay indicios que parecen indicar, presuntamente, que la candidatura de Juan Padrón solicitó a presidentes de clubes amigos que remitieran la documentación necesaria para proceder a la obtención de los votos. Hay que saber que para la emisión del voto por correo se necesitaba únicamente una fotocopia de la ficha de los jugadores –que obran en poder de los clubes-, una fotocopia del DNI –en poder de clubes y de la propia Federación Tinerfeña de Fútbol-, la papeleta y la firma del jugador. Con tan pocas garantías, las sospechas de la posible manipulación de los votos no escapan a nadie.
Así, de esta forma se produjo el “curioso” hecho de que existiesen numerosos votos emitidos por correo, irregulares. Las irregularidades, básicamente, consistían en tres modos diferentes de actuación: existencia de votos duplicados –el voto es contabilizado como nulo-; existencia de votos de jugadores que no votaron -votos contabilizados como válidos-; y existencia de votos de jugadores que votaron en dos clubes diferentes y por tanto por duplicado –votos nulos-.
La existencia de votos duplicados se justifica porque los jugadores votaron por su cuenta y “alguien” también votó por ellos. Y ese “alguien” forzosamente tenía que ser una persona que disponía de la documentación necesaria citada en el párrafo anterior. El número de votos duplicados recibidos por correo fueron exactamente 237.
Respecto a los jugadores que no votaron, pero cuyos votos llegaron sorprendentemente a las urnas vía el correo postal, hay de momento tres testimonios: un jugador que no sabía ni que había votado y su voto figura como válido; otro jugador que afirma que él solo dio su firma como apoyo a Padrón, pero ni siquiera recuerda si hubo elecciones y afirma que ni vio la papeleta ni dio su DNI, ni nada similar; y por último hay un jugador que dice que sí votó a Juan Padrón, pero ante el juez no fue capaz de recordar cómo emitió el voto, ni qué documentos introdujo en el sobre.

Los cuatro imputados

Hubo un jugador que votó dos veces, porque esa temporada comenzó jugando en un club y a los pocos meses fue traspasado a otro. Las sospechas de la acusación y la fiscalía se centran en que probablemente los dos clubes enviaron los votos de sus jugadores sin el consentimiento de ellos. Sólo así se explica que votara dos veces y no ser consciente de ello.
En definitiva, lo ya probado, es que hubo jugadores que solo votaron una vez y sin embargo su voto se anuló porque aparecieron dos votos a su nombre en el correo.
Hasta la fecha los imputados por el juez del Juzgado de Instrucción Número 1 de Santa Cruz de Tenerife son los señores Ramón Angel Hernández Baussou, secretario de la FTF (casualmente directivo de la empresa Tenerife Sport SL, distribuidora de la marca Puma en las islas, a la sazón propiedad de Juan Antonio Padrón); José Ignacio Thovar Gómez Agüero, secretario de la Junta Electoral y custodio de los votos y los presidentes de los clubes de fútbol; Jesús Manuel López Marrero, presidente del club Tacoronte; y José Angel Rodríguez García, presidente del club Tejina, los máximos responsables de los clubes en los cuales un jugador voto en ambos equipos –el que fue traspasado a mitad de temporada-.
Las diligencias siguen abiertas y los testigos continúan declarando. El problema es que ya han pasado más de dos años y medio y en poco más de uno volverá a haber comicios. Los denunciados habrán cumplido su mandato para cuando haya sentencias.