Menú Portada

¿Qué le pasa al Atlético? La plantilla con más internacionales de la historia no consigue carburar en el peor inicio del Cholo Simeone como entrenador del conjunto colchonero

Septiembre 2, 2016
Simeone2

Diego Pablo Simeone encara su quinta temporada completa (llegó a mediados de la 11-12) en el Atlético de Madrid firmando su peor registro en las dos primeras jornadas. Siempre, incluso en la campaña en la que llegó para sustituir a Gregorio Manzano, logró, al menos, encadenar un empate y una victoria. En esos entonces el rojiblanco era un equipo completamente a la deriva con una plantilla bastante más limitada. Ahora, en cambio, con uno de los mejores equipos que se le recuerda, no ha podido pasar del empate ante dos recién ascendidos como son Alavés y Leganés.

La plantilla con más calidad de la historia

Si nos atenemos a la relevancia de los jugadores en sus selecciones, este es el mejor Atlético de la historia. Hasta 17 jugadores colchoneros (podían ser 18 si no fuera por la no convocatoria de Juanfran) defenderán durante estos días los colores de sus respectivos combinados. De esta forma, el cuadro dirigido por Simeone se convierte en una auténtica pléyade de estrellas que, paradójicamente, no termina de cuajar dentro del terreno de juego.

No obstante, es cierto que la mayoría de las nuevas incorporaciones no están gozando, por el momento, de un papel protagonista en el actual subcampeón de Europa. Salgo Kevin Gameiro, los demás fichajes están sirviendo, a lo sumo, de revulsivos cuando la lata tarda en abrirse (algo que ha ocurrido en los dos primeros partidos de Liga, donde el Atlético únicamente ha conseguido un gol, y ha sido de penalti).

En busca del sistema ofensivo adecuado

Si nos fijamos en los dos primeros choques de esta Liga, parece que han cambiado pocas cosas en el Atlético de Simeone. El ‘Cholo’ ha venido apostando, de inicio, por un equipo muy parecido al que terminó tercero en el pasado campeonato. La retaguardia ha sido la misma en los dos encuentros: Oblak en portería, acompañado por Juanfran, Savic, Godín y Filipe Luis. Hasta ahí, todo bien. Aunque Vrsaljko sigue esperando su oportunidad y Giménez de momento ejerce como alternativa de garantías en el centro de la zaga, el Atlético no ha pasado excesivos problemas en ninguno de los dos partidos, a excepción del tanto del Alavés. El gol de Manu García fue un tiro desde fuera del área inapelable para Oblak pero que pudo ser taponado por algunos de los hombres de atrás. Fue un fallo de concentración al tratarse del último minuto de juego, pero un fallo que, al fin y al cabo, se puede dar.

El verdadero problema se inicia en la medular y tiene mucho que ver con el sistema ofensivo que utiliza el Atlético. El ‘Cholo’ Simeone está en fase de pruebas y ha venido experimentando diferentes variantes al respecto. Partimos de la base de que si todos están disponibles, la idea original del argentino es utilizar un 4-4-2 con Griezmann como segundo punta por detrás del ariete (Gameiro o Torres). Por detrás tenemos una pareja de mediocentros que aún no está clara. El Cholo ha iniciado ante Alavés y Leganés con Gabi, aunque ha terminado sustituyéndole en las dos ocasiones; Tiago fue titular en el primer choque y no fue ni convocado en el segundo; Augusto Férnández, muy importante en la recta final de la pasada campaña, únicamente ha jugado un partido; y por último están Koke y Saúl, que tan pronto funcionan como interiores como lo hacen en el centro del campo. Sin dudar un ápice de la calidad de ambos, la verdad es que su rendimiento cuando se escoran a una banda (como pasó en Butarque) no es, ni mucho menos, determinante en el plano ofensivo. Así, el Atlético se suele sentir espeso y falto de ideas cuando la responsabilidad del ataque y de la posesión es suya y cuando es el rival el que espera para salir a la contra.

Alternativas: 4-3-3 o 4-2-3-1

La cosa cambia si el ‘Cholo’ decide jugar con extremos (algo que ha terminado haciendo en los dos partidos porque el gol se resistía a llegar). Carrasco ya demostró en los meses anteriores su capacidad de desborde y su atrevimiento para encarar y Gaitán, según lo que se ha podido ver en su etapa en Portugal, puede hacer lo mismo por el otro flanco aunque aportando un punto más de pausa y otro menos de explosividad. Con ellos en el campo, se le presentan al ‘Cholo’ dos opciones: o utilizar un 4-3-3 (con el que ha coqueteado en varias ocasiones) o un 4-2-3-1 (dibujo que se ha intuido también en varios choques del Atlético). En el primero de los casos el argentino podría colocar a Griezmann como referente ofensivo con dos puñales a los costados (Gaitán y Carrasco) o bien podría retrasar al portugués, posicionar a la estrella gala en una banda e introducir a Gameiro en el centro. De esta forma, una de las alternativas más ofensivas sería: Koke, Gaitán y Saúl; Carrasco, Griezmann y Gameiro. Esta, sin duda, es la apuesta más valiente y por la que suspiran muchos de los aficionados rojiblancos. El 4-2-3-1 es incluso más sencillo de adivinar: Carrasco, Griezmann, Gaitán y Gameiro en la parte de arriba con dos mediocentros a elegir por detrás. En conclusión, da la sensación de que el Atlético tiene totalmente interiorizado cuál es su sistema sin balón pero aún tiene qué concretar qué hace cuando tiene la pelota.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99