Menú Portada
Su ausencia da pábulo a todo tipo de rumores por su larga desaparición tanto de los círculos sociales internacionales como de las páginas de la prensa

¿Qué ha sido del desaparecido Ernesto Augusto de Hannover?

Mayo 5, 2014

No asistió a la fastuosa inauguración de la gran exposición “Der Weg zur Krone” (“El camino a la corona”), donde sí sería esperable y deseable que a lo largo de los meses que durará permanecerá abierta viésemos pasar de visita a la reina doña Sofía, tan afecta a su madre la reina Federica que era una princesa de Hannover, o al príncipe de Asturias, que es padrino de bautismo de Ernesto Augusto junior


El pasado 30 de abril la casa real de Hannover se vestía de gala en el magnífico castillo de Marienburg, en la ciudad de Pattesen, para la inauguración de la gran exposición “Der Weg zur Krone” (“El camino a la corona”), que conmemora los dos siglos de independencia de un reino que durante cien años estuvo unido a la corona de Gran Bretaña. Y allí estaban presentes importantes miembros del Gotha que acompañaron al príncipe Ernesto Augusto, heredero de tan histórica dinastía: Pablo de Grecia, Heinrich, Thyra y Alexandra de Hannover, Miguel y María Cristina de Kent, Eduard de Anhalt (con su esposa a pesar de los rumores de separación), Gloria de Thurn und Taxis, Alexander de Schaumburg-Lippe, Bernardo de Baden, Donata de Mecklemburg, y un largo etcétera de príncipes alemanes entre quienes no faltaron los príncipes Alexander y Gabrielle de Sayn-Wittgenstein-Sayn, ex suegros de la famosa Corinna.

No faltó una importante representación política encabezada por el primer ministro del Estado de Baja Sajonia, Stephan Weil, que fue recibido por el joven Ernesto Augusto que a todos los efectos actúa ya como representante de su padre y que estuvo acompañado por su novia la checa Ekaterina Malysheva y por su hermano Christian cuya novia, Alessandra de Osma, llegó desde Madrid.  Pero la gran pregunta es donde estaba el jefe de la casa, el singular Ernesto Augusto de Hannnover padre, cuya ausencia da pábulo a todo tipo de rumores por su larga desaparición tanto de los círculos sociales internacionales como de las páginas de la prensa. Nada más esperable que su presencia en tan importante evento, pero ya en febrero pasado su 60 cumpleaños pasó sin pena ni gloria para sorpresa de muchos y un portavoz de la casa de Hannover se negó a hacer comentario alguno tanto sobre eso como sobre la inexistencia de celebración alguna del 15 aniversario de la boda del príncipe con Carolina de Mónaco, que ha sido la otra gran ausencia en el castillo de Marienburg donde no ha podido oficiar de duquesa de Brunswick y Lüneburg como consorte del jefe de la casa de Hannover.
 
La última vez que le vio fue el año pasado en Ibiza
 
La última vez que vimos a Ernesto Augusto, tan conocido por sus escándalos y por sus juergas sin fin, fue el pasado verano en Ibiza, pues ya ni siquiera aparece por Mónaco ni por los escenarios habituales de la Costa Azul aunque dicen que Carolina mantiene una buena relación con sus hijos. Ernesto Augusto parece haber delegado de forma completa su alta representación en Alemania en sus hijos quizá como forma de desvincular su mal nombre del de su familia, pues su cuantiosa fortuna, estimada en unos 400 millones de euros (es la número 277 de Alemania), le permite llevar una vida regalada ya sea en sus fincas africanas de Kenia o en esos lugares paradisíacos como Bali que suele frecuentar sin que se sepa a ciencia cierta donde se encuentra en la actualidad. Seguramente no se le espera en Marienburg, donde si sería esperable y deseable que a lo largo de los meses que durará esta exposición viésemos pasar de visita a la reina doña Sofía, tan afecta a su madre la reina Federica que era una princesa de Hannover, o al príncipe de Asturias que es padrino de bautismo de Ernesto Augusto junior.
 
Pero como ya es habitual imposible obtener información alguna en el palacio de la Zarzuela, desde donde tampoco nos han podido informar de posibles encuentros entre doña Sofía y miembros de la familia real británica durante su estancia de dos días la semana pasada en Oxford y en Londres para presidir distintos actos oficiales. Ni siquiera hemos podido saber donde se hospedó en Londres, o si regresó de allí la misma tarde del jueves pues es posible que viajase a Suiza para el cumpleaños de su nieto Miguel Urdangarín antes de marchar a Palma para la entrega del premio de Vela “Princesa Sofía”.
           
Más ausencias reales sorprendentes
 
Sorprende también la ausencia en Marienburg del rey Constantino de Grecia, posiblemente achacable a su mal estado de salud pues en estos días tampoco ha viajado a Copenhague para celebrar el 70 aniversario de su cuñada la princesa Benedicta de Dinamarca. Una celebración con todas las de la ley pues la princesa ha recibido homenajes en el país, una orden dinástica de su hermana la reina Margarita, y hasta se organizó una fiesta para ella en el bello castillo alemán de Berleburg, propiedad de su esposo el príncipe Richard de Sayn-Wittgenstein-Berleburg, a la que si asistieron su hermana la reina Ana María de Grecia y numerosos príncipes alemanes. La corona danesa mantiene firmemente sus tradiciones, y no olvida a ninguno de los miembros de la familia real en un país en el que la corona mantiene un alto nivel de popularidad. Sin embargo la reina Margarita ha afirmado no tener fondos suficientes para adquirir el importante archivo de su tía bisabuela la princesa María de Orleans, cuya venta en pública subasta en París tuvo que anularse a última hora en días pasados.
 
El archivo, que fue propiedad de la multimillonaria norteamericana Peggy Green, viuda del príncipe Aage de Dinamarca, fue heredado años atrás por su sobrino el príncipe Miguel de Borbón-Parma cuyos hijos han impedido ahora por vía judicial una millonaria venta para la que ellos dicen no haber sido consultados dejando catálogo en mano a los muchos de los coleccionistas internacionales que ya habían manifestado un gran interés por los contenidos de estos fondos documentales.   
 
Ricardo Mateos