Menú Portada
Según la RFEF, el presidente se limitó a informar del apoyo de la FIFA, aunque sus directivos quieren una negociación con el CSD

Presidentes de clubes de la junta de Villar pidieron reunirse ayer con Lissavetzky, que estaba en Ljubljana

Marzo 17, 2008

Mientras el Consejo Superior de Deportes (CSD) ha requerido a la Federación Española de Fútbol (RFEF) que envíe el acta y los documentos aprobados en la asamblea del pasado día 3 de marzo, los clubes integrantes de la junta directiva de Angel María Villar decidieron ayer solicitar una reunión con el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky. El problema es que Lissavetzky se encuentra en Eslovenia, en la reunión de ministros de deportes de la UE.

pq_476_lissavetzky_ljubljana.jpg

Es cuando menos curioso que la RFEF se limitará a comunicar a la prensa que la junta directiva no trató de la posibilidad de un diálogo con el CSD, cuando ese fue el eje central de la reunión mantenida ayer en sede federativa. Tan es así que se comisionó a un grupo de vocales compuesto por tres presidentes de clubes, Joan Laporta, Enrique Cerezo y Angel Torres, para que acudieran al CSD a reunirse con el secretario de Estado y ver una salida negociada al espinoso asunto electoral. Lo que ignoraban en la RFEF es que el secretario de Estado se encuentra en Ljubljana participando en la reunión de ministros de deportes convocada por la presidencia de la Unión, con temas como la elaboración del libro blanco del deporte europeo y la puesta en marcha del Plan Pierre de Coubertin contra el dopaje en el deporte. Los emisarios de Villar se quedaron pues sin reunión. Cererzo, el más próximo a Lissavetzky, se encargará de dar forma a la reunión.
Las opiniones son para todos los gustos, pero los plazos corren ahora en contra de todos. Supuestamente el grupo de clubes quiere forzar un diálogo con la Administración, con la posibilidad del aplazamiento de las elecciones a después del verano, pero la petición llegará tarde. Primero porque cuando en noviembre se intentó el acercamiento la única salida que se le daba a Villar y la RFEF era que se acogiera a la Orden Ministerial y solicitara un aplazamiento que se le iba a conceder. Hubo negativa por parte de Villar pero en el CSD se mantuvo la puerta abierta a que en el plazo previsto por la ley la Federación se acogiera al aplazamiento. La puerta se cerró a cal y canto en la asamblea del 3 de marzo en la que no sólo no se convocaron las elecciones conforme a la OM, sino que se hizo una modificación de los estatutos federativos sacando a la RFEF del ordenamiento jurídico español y acogiéndose exclusivamente a las normas FIFA. Desde ese momento ya no hay negociación posible.
La semana pasada la Junta de Garantías Electorales, que preside el jurista José Luis Piñar, hizo un requerimiento para que la RFEF entregara en el plazo de cinco días hábiles la documentación y el acta de la asamblea. El plazo acaba mañana miércoles, fecha en la que la RFEF se pondrá un poco más lejos de la legalidad y será el momento en el que intervendrá ya el Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD) incoando los expedientes que considere oportunos, entre ellos sin duda el de la inhabilitación del presidente.

La oposición cree que ya no se puede pedir el aplazamiento

El CSD no se pronuncia oficialmente sobre ninguno de estos temas, ni tan siquiera sobre las nuevas manifestaciones del presidente de FIFA, Joseph Blatter, del pasado viernes amenazando a España. Aunque fueran ya más comedidas que las pronunciadas en Madrid hace varias semanas. La Administración española no va a contestar públicamente a nadie y seguirá los cauces oportunos para adoptar las medidas que el caso requiera, si es que llega, que están convencidos de que no llegará. El propio secretario de Estado pudo intercambiar alguna opinión al respecto con sus colegas europeos ayer en Ljubljana, adelantándose a lo que pudiera suceder si las amenazas se llevan a efecto. Aunque parece que a Blatter no le va a dar tiempo a llevar a cabo nada porque la Justicia se lo va a impedir.
La oposición a Villar, representada por varias de las federaciones territoriales, no aceptará ya el aplazamiento si se solicita. Entienden que la RFEF ha vulnerado la OM y ya no están en plazos para acogerse a esa posibilidad, que en todo caso tiene que llegar unida al reglamento y al calendario electoral. Reglamento que estamos en condiciones de afirmar que ya existe por si hubiera que entregarlo, pero que no ha pasado por la comisión delegada ni se ha entregado a los miembros del censo. Todo indica que Villar perdió el último tren.