Menú Portada
Más confidencias del ex testigo protegido de Interior (II)

Portabales: “La Policía investigó y grabó a Solchaga, Esther Arroyo, Anne Igartiburu, Borrell, Bárbara Rey, Jiménez Arnau, Amusategui…”

Mayo 11, 2010
pq_923_rubalcaba.jpg

Esta redacción ha recibido un nuevo escrito, que reproducimos por su interés, del hasta hace poco testigo protegido por la Operación Nécora, Ricardo Portabales, a quien el ministerio del Interior le ha retirado la ayuda económica mensual y la casa en la que residían tanto su mujer como sus hijos. El departamento de Alfredo Pérez Rubalcaba argumentó que los fondos reservados habían tocado fondo.

“Hay historias y anécdotas reales. No sé si se acuerdan de personajes implicados en temas de narcotráfico, estafa, coacciones, prostitución, homosexualidad o incluso secuestro, que de una forma u otra hayan estado implicados, a veces queriendo y otras por que les ha tocado estar en el sitio inadecuado en el momento menos oportuno.

Yo por gracia  o desgracia, o porque en esos años era en lo que trabajaba para las diferentes unidades de la Dirección General de la Policía y otros, he tenido que ver, escuchar y hasta ahora callar, sobre ciertos nombres que se barajaban en controlar de alguna manera y sus movimientos con esos personajes. Los temas se basaban por que estos y otros personajes tenían relación directa o indirectamente, con personajes que en aquellos momentos estaban en alguna investigación inmediata, por diferentes hechos que ya he mencionado más arriba.

Ellos son Ester Arroyo,  el ex ministro Carlos SolchagaFelipe Campuzano,  el ex ministro Josep BorrellBárbara ReyAmparo MuñozSofía MazagatosOrtega CanoCarlos GoyanesJosé María AmusateguiPilar BardemIsabel ZorraquínAnne IgartiburuJimmy Jiménez Arnau y un largo etcétera.

Grabados en una casa de citas 

Lean con atención: había una casa cerca de Majadahonda en Madrid, donde era regida por la hermana de un ex ministro del PSOE. En esa casa, esta señora realizaba ciertos encuentros o fiestas muy privadas  para personajes que pudiesen pagar con grandes favores, bien económicos -era ideal porque así no ponían en riesgo su imagen-, o un posible escándalo, tanto de ellos como de ellas. Era mucho más seguro que ir a hoteles o zonas muy delicadas de otros amigos. La discreción era fundamental  pero lo que no sabían muchos de ellos es que fueron grabados tanto en video como en sonido por parte  de aquella unidad de investigación y con la colaboración de la dueña de la finca.
En algunos casos, ciertas conversaciones de algún que otro de estos personajes, con otros posibles implicados que estaban siendo chequeados a fondo por su contacto en estafas, narcotráfico, lavado de dinero, secretos de política,  prostitución e incluso secuestro. Eran graciosas y, alguna que otra, cómicas. Cuando las escuchabas en conversaciones con ciertas personas hablando de temas que a veces no tenían nada que ver con lo que se estaba investigando, solo conversaciones cotidianas de temas que a cualquiera de nosotros nos pudiese ocurrir en el día a día.

 

Quiero dejar claro que yo no tengo nada contra estas personas. Sólo fue trabajo para mí y algunos otros, como contaba anteriormente. En ocasiones realizaba copia de lo que estábamos haciendo sobre  ellas. En estos días se puede enseñar algo de aquellos años, de alguna manera se podrá contar  y creo que escuchar,  pero solo fue trabajo organizado por aquellos mandados.”

 

Atentamente, Ricardo Portabales Rodriguez.

Ex arrepentido del ministerio del Interior y otros.