Menú Portada
La familia Matamoros toma el plató de Sálvame con el reencuentro telefónico de Kiko y su ex mujer, Marian Flores

¿Por qué silencian Belén Esteban, Rosa de Benito, Raquel Bollo, Mila Ximénez, Gema López, Lydia Lozano… y el resto de colaboradoras el pasado reciente más oscuro de Kiko Matamoros?

Mayo 27, 2014
pq_929_salvame_portada.jpg

En su emisión de ayer, el programa Sálvame, que emite Tele5 y que presenta Jorge Javier Vázquez, nos sorprendía con el reencuentro telefónico, eso sí, de Kiko Matamoros y su ex mujer, Marian Flores, hermana de Mar Flores. Nada nuevo en un plató que, últimamente, parece copado por la familia Matamoros: a la aparición de su actual pareja, como coach, Makoke se incorporaba Diego Matamoros, hijo de Marian y Kiko, como concursante del reality Supervivientes que tuvo que abandonar por un problema físico pese a su fortaleza. Valiente, quizás más que su progenitor, con sus distintos testimonios sobre su relación con su padre.

Como decíamos, Marian Flores, con elegancia (pidió perdón a sus hijos por su intervención), entró por teléfono en el programa de la cadena de Paolo Vasile y, por primera vez, habló de su matrimonio con el colaborador. La hermana de Mar Flores aseguró, entre otras cosas, que Matamoros le debe mucho dinero y que, aunque ella le ha dejado ejercer como padre, él ha desatendido a sus hijos. Kiko Matamoros se mantuvo en silencio, sin obviar esas miradas que “matan”, pero no pudo contenerse. Y al final rompió el silencio: “Si supieras lo que de verdad pienso de ti… Me pareces una irresponsable, una intoxicadora, una ingrata y me parece que estás abusando de que no cuente toda la verdad“. Y como espectadora la imperturbable Makoke que, si contara su verdad, ardería Roma. Todo llegará.

Pacto de silencio entre colaboradores

Antes, Kiko Matamoros, se había enfrentado a alguna de sus compañeras colaboradoras: Gema López y Rosa de Benito sobre todas las demás presentes en plató: Belén Esteban, Raquel Bollo, Mila Ximénez y Lydia Lozano. Las dos primeras fueron las más críticas con su comportamiento como padre, en el que ni entramos ni salimos. El resto se posicionaron, más o menos, unas más y otras menos, a favor de Matamoros. Pero hay silencios que matan, como el de la ya citada Makoke.

Habrán observado que, de vez en cuando, entre ellos se amenazan con esa frase tan socorrida de “¡Ay, si yo contara” o esta otra: “Tú me pediste que no relatara lo que sé de ti”. Pero al final, van y lo largan. Pero no todo. En su emisión de ayer hubo una aproximación. Hasta tal punto que Kiko Matamoros apeló a la dirección –sálvame Carlotta, la directora-, para salir del atolladero. Y surgió Marian Flores. No es de extrañar la actitud o compostura de las colaboradoras. Matamoros padre tiene una tendencia imparable, ya no de agredir, sino de amenazar con querellas criminales o civiles. Será porque tiene un hermano que es abogado. ¿Le veremos algún día en los platós de Tele5?

De momento, solo podemos adelantarles que ese silencio, el pasado reciente más oscuro de K. Matamoros,tiene una fecha clave: 17 de Enero de 2010. Pero son ellas las que deberían, como mujeres que son, las que tendrían que contarlo. ¿Por qué no lo hacen? Bueno, sino lo hace la afectada…