Menú Portada

Por qué se desploma en Bolsa Liberbank o cómo la CNMV y el Banco de España han fallado en la gestión de la crisis del Banco Popular

Junio 12, 2017
liberbank-popular

No hay mejor señal de que las cosas no se han hecho bien con la crisis del Banco Popular que el desplome en Bolsa de Liberbank. Esta entidad financiera, que no tiene apenas semejanzas con el Banco Popular, ha visto caer en los últimos diez días un 43% de su valor, principalmente por el miedo que se ha propagado entre los accionistas de las entidades financieras que no tienen una posición sólida de perder toda su inversión.

No ha sido solo un error, ha habido muchos. Se ha fallado en no explicar a los inversores en Banca que, desde hace unos años, tal y como informamos en Extraconfidencial.com el pasado jueves, los accionistas y los poseedores de Deuda son los primeros en “pagar” el rescate de una entidad financiera y por tanto pueden perder todo su dinero. Pero también en no advertir de la gravedad de la situación, mientras que los especuladores campaban por sus anchas.

Las víctimas y los verdugos

Mientras que 300.000 accionistas han perdido toda su inversión en acciones, muchas de ellas compradas por el propio Consejo en las Oficinas del Banco Popular en su última ampliación de capital, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), presidida por Sebastián Albella, no detuvo las operaciones especulativas de ventas en corto, con lo que muchos especuladores se han llenado los bolsillos; es decir, no paraban de vender acciones y aumentaban sus ganancias con los euros de los pequeños accionistas.

Desde la CNMV se sostenía que no pasaba nada anómalo y había que dejar actuar al Mercado. Los grandes accionistas huían del Banco y los especuladores hacían su agosto. Los pequeños accionistas aguantaban esperando recuperar parte de lo perdido. No sabían que podía ser peor, que podían perder todo su dinero. Nadie se paró en explicárselo. ¿Había interés en hundir la acción? Hay muchos que piensan que sí.

La huida de depósitos: el efecto contagio

Sin parar la sangría en Bolsa, lo que se consiguió es trasladar el miedo a los clientes. En los últimos días, antes de la compra por el Banco Santander, hubo huida masiva de depósitos. Incluso, se cancelaron imposiciones a plazo fijo por importes muy inferiores a los 100.000 euros; es decir, por debajo de lo que asegura el Fondo de Garantía de Depósitos.

Esto tampoco pareció importar. Desde el propio Banco Popular seguían vendiendo normalidad y desde el regulador, el Banco de España, dirigido por Luis María Linde, tampoco hubo ninguna señal de advertencia. Los test de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), del año pasado decían que el Banco Popular no tenía problemas. El Ministro de Economía, Luis de Guindos, mantuvo hasta hace pocas semanas que el Banco Popular era solvente. ¿Entonces por qué se ha intervenido?

Desde el Banco Central Europeo (BCE), y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), se ha insistido que no era un problema de solvencia, si no de liquidez, que no había dinero para cubrir las exigencias de los clientes. Sí, es cierto, pero ¿por qué no se puso antes remedio?

Decir que sólo era un problema de liquidez es además todo un eufemismo. Es como señalar, que si usted debe 2 millones a un Banco y tiene una propiedad que vale 500.000 euros de garantía, no tiene ningún problema porque la vivienda puede subir de precio. Sólo cuando venda esta propiedad es cuando queda claro que no tiene dinero para cubrir esa deuda. Un despropósito. De hecho, si el Banco Popular fuera solvente, el Banco Santander no necesitaría utilizar 7.900 millones de euros de provisiones y además ampliar capital en otros 7.000 millones para que su propia solvencia no quede en entredicho, si los activos que debe cubrir apenas valen 7.500 millones. Tiene que aportar el doble porque si existía y existe un problema de solvencia.

Hacia dónde se dirige el sistema financiero español

Con todo este cúmulo de despropósitos es normal que el pequeño accionista de Liberbank haga oídos sordos sobre los mensajes de tranquilidad y prefiera recuperar algo de su dinero ahora que poder perderlo todo en un futuro incierto. Está claro que el sistema financiero español continuará con su reestructuración, que se seguirá reduciendo el número de oficinas y de entidades. La fusión de Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN), está más que cercana, por ejemplo. Pero lo que nadie garantiza es que este proceso de consolidación que acabará con 5 o 6 entidades dominando la práctica totalidad del mercado financiero español será negociado o traumático como es el caso del Banco Popular.

El miedo, la incertidumbre y la desconfianza han regresado para muchos clientes. El video que les mostramos, que ya es viral en Redes Sociales, resume muy bien esta situación. Accionistas como esta señora de Almería, preguntan dónde está su dinero invertido en acciones mientras que desde el Banco transmiten que “todo es normal”. No, no lo es. Se ha abierto una crisis de credibilidad en el sistema que habrá que poner solución. Puede que desde la dirección del Banco Popular no se hayan hecho bien las cosas, pero está claro que quién supervisa el sistema y vela por el bienestar de los ciudadanos, tampoco.